“El virus aún está aquí”: La advertencia que resuena tras la “vuelta a la normalidad” en California

Solo las personas vacunadas están exentas de llevar mascarilla en casi todos los lugares y de mantener la distancia social. Quien no se haya inoculado debe seguir tomando más precauciones

“El virus aún está aquí”: La advertencia que resuena tras la “vuelta a la normalidad” en California
Newsom marcó el inicio de la reapertura con el sorteo de 10 premios de $1.5 millones cada uno.
Foto: PATRICK T. FALLON / AFP / Getty Images

California despertó este martes 15 de junio sin mayoría de las restricciones que durante 15 meses estuvieron en vigor para frenar el avance del coronavirus. Los residente ya no tienen que llevar la mascarilla (si están vacunados) y pueden estar incluso en espacios cerrados sin distanciamiento social (aunque con algunas excepciones).

Aunque el cambio ha sido considerado positivo y ha provocado un ambiente de celebración, una advertencia continúa en el centro de la llamada “nueva normalidad”: la pandemia de COVID-19 aún no ha acabado.

El virus todavía está aquí, no se fue a ningún lugar”, dijo este martes Bárbara Ferrer, directora de salud pública del condado de Los Ángeles. Ferrer explicó que todavía hay muchas personas que no están vacunadas y que, por tanto, el virus aún puede transmitirse sobre todo entre ellas. La directora de salud angelina animó a estas personas a que se inocularan en cuento pudieran y recordó que “si no pueden ponerse la vacuna, tienen que quedarse con la mascarilla y [seguir teniendo] mucho cuidado”.

Sin embargo, Ferrer también se unió al mensaje esperanzador lanzado desde las instituciones estatales. “Después de 16 meses de enormes trastornos y pérdidas, ahora podemos seguir adelante con un genuino sentido de esperanza“, dijo. “Podemos y debemos sentir alegría al reconocer y honrar el inmenso esfuerzo colectivo que nos llevó al punto en que podemos reabrir por completo”, añadió.

En un tono mucho más festivo, el gobernador Gavin Newsom publicó en Twitter que el día de la reapertura había llegado y celebró que ahora no haría falta más distanciamiento social, más restricciones de aforo ni más mascarillas para quien esté completamente vacunado. Horas después, el demócrata se plantó frente a Universal Studios para sortear los 10 premios de $1.5 millones de dólares (cada uno) entre californianos con al menos una dosis de la vacuna.

Ambas posturas se trasladaron a las calles del estado y la alegría por la reapertura económica se combinó con la precaución. Aún muchas personas (incluso vacunadas) llevaban su mascarilla en exteriores e interiores y algunas de ellas han dicho que lo seguirán haciendo como manera de protegerse y proteger a su círculo más cercano. Los menores de 12 años aún no pueden vacunarse y, aunque el gobernador presume de que se han administrado 40 millones de dosis en el estado, el ritmo de la inoculación se ha ralentizado en las últimas semanas.

“California ha pasado página. Celebremos todos este hito notable”, declaró el gobernador Newsom el martes sin mascarilla y en un ambiente festivo. “Hoy es un día para volver a conectar con extraños, seres queridos y familiares. Dale abrazos a la gente”, añadió.

No es la primera vez que el estado, que fue el primero del país en imponer la orden de permanecer en casa en marzo de 2020, trata de reanudar sin restricciones la actividad económica. Pero esta vez lo hace avalado por una baja incidencia de resultados positivos de pruebas COVID-19 (menos del 1%, según datos estatales) y con un bajo número de muertes (19, de acuerdo a la misma fuente) y de hospitalizaciones.

Bares, restaurantes, supermercados, gimnasios, parques de atracciones, estadios y muchos otros lugares no están obligados desde este martes a seguir medidas de distanciamiento físico ni límites de aforo. Estas medidas y el uso de mascarilla sí seguirán siendo obligatorias en medios de transporte colectivo (también en aeropuertos), en centros médicos y en centros educativos. Y tanto los condados como los negocios podrán dejarlas en vigor.