Republicanos del Senado buscan bloquear investigación al Departamento de Justicia de Trump por incautación de datos

Mitch McConnell criticó a los demócratas que exigen se indague al Departamento de Justicia de Trump por la incautación de los datos de Eric Swalwell y Adam Schiff. Lo calificó de innecesario

Republicanos del Senado buscan bloquear investigación al Departamento de Justicia de Trump por incautación de datos
El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell.
Foto: Alex Wong / Getty Images

Los principales senadores republicanos están intentando bloquear una investigación del Senado sobre la incautación secreta de datos de los demócratas por parte del Departamento de Justicia durante la Presidencia de Trump para buscar filtraciones de información clasificada, por temor a que una investigación pueda dañar al expresidente.

Trump, que enfrenta una creciente crisis de problemas legales y críticas políticas, todavía ejerce un gran poder entre los republicanos y recientemente ha insinuado que volverá a la Casa Blanca.

En feroces comentarios, el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, criticó las investigaciones del Congreso como innecesarias y acusó a los demócratas de embarcarse en “investigaciones con motivaciones políticas”.

“Estoy seguro de que la investigación existente descubrirá la verdad”, dijo McConnell. “No hay necesidad de un circo partidista aquí en el Congreso”.

El contundente rechazo de McConnell muestra su alarma sobre la última medida agresiva de los demócratas para participar en una supervisión retrospectiva que podría exponer a Trump por hacer un mal uso del vasto poder del gobierno federal para perseguir a sus enemigos políticos.

También significa que los republicanos seguramente intentarán bloquear las citaciones contra los funcionarios del departamento de justicia de Trump, incluidos los exfiscales generales Bill Barr y Jeff Sessions.

Los legisladores demócratas necesitan al menos un miembro republicano para las citaciones debido a la división equitativa entre demócratas y republicanos en el Senado.

La reacción republicana se produjo cuando los demócratas intensificaron las investigaciones sobre el departamento de justicia por incautar en secreto en 2018 datos pertenecientes a dos demócratas en el comité de inteligencia de la Cámara de Representantes, y algunos de los críticos más feroces de Trump.

En el Senado, el presidente del comité judicial, Dick Durbin, exigió en una carta que el fiscal general, Merrick Garland, participe en una sesión informativa y responda a una serie de preguntas sobre las incautaciones, antes del 28 de junio. Y el presidente del comité judicial de la Cámara, Jerry Nadler, dijo que su panel iniciaría una investigación sobre el “esfuerzo coordinado de la administración Trump para apuntar contra la oposición política del presidente Trump” mientras sopesaba investigar a Barr y Sessions.

Los demócratas también dijeron que seguirían adelante con sus investigaciones al mismo tiempo que el inspector general del departamento de justicia, Michael Horowitz, cuya oficina la semana pasada abrió una investigación por separado.

“Creo que tiene que haber un papel en el Congreso para complementar cualquier cosa que el Departamento de Justicia no entregue”, dijo a The Guardian el congresista Eric Swalwell, uno de los dos demócratas de la Cámara a quienes se incautaron sus registros.

Pero al solicitar sólo la comparecencia de Garland ante el comité judicial del Senado, y no incluir la comparecencia de Barr ni la de Sessions, los demócratas revelaron el poder que ejercen los republicanos del Senado para obstruir las medidas que temen que puedan enfurecer a Trump y su base antes de las elecciones de mitad de período de 2022.