Extienden hasta septiembre moratoria para desalojar inquilinos

Pero solo para los del condado de Los Ángeles, por lo que le piden al gobernador Newsom que se amplíe en todo el estado

Amplían la moratoria de desalojos. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Amplían la moratoria de desalojos. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

A pocos días del 30 de junio cuando se vence el plazo para que termine la moratoria de desalojos, la Junta de Supervisores del condado de Los Ángeles votó de manera unánime para ampliarla hasta el 30 de septiembre.

La presidenta de la Junta de Supervisores, Hilda Solís dijo que la ampliación de tres meses de la moratoria de desalojos y la transición gradual a las protecciones actuales, asegurará que las familias y residentes vulnerables que experimentan problemas financieros puedan permanecer en sus casas mientras salimos de la pandemia.

“Temas como la desigualdad económica y el desamparo persistirán durante mucho tiempo después de la pandemia y es nuestra responsabilidad como condado evitar los desalojos masivos de residentes vulnerables y asegurar la recuperación equitativa de todos”.

La moratoria fue puesta en vigor por primera vez durante la primavera de 2020 en respuesta a la pandemia de Covid-19.

Incluye protecciones que van más allá de las estatales, ampliando la protección contra los desalojos comerciales, prohibiendo los desahucios sin culpa así como para quienes son ocupantes no autorizados, mascotas o inquilinos que razonablemente negaron la entrada a los propietarios de vivienda durante la crisis de salud pública.

Además de extender la moratoria, la moción aprobada comienza a eliminar gradualmente la prohibición de los desalojos. Como primer paso permite las mudanzas de los propietarios de viviendas unifamiliares que se compraron antes o para el 30 de junio de 2021.

La crisis causada por la pandemia ha obligado a detener el desalojo de vivienda por falta de pago de renta. (Getty Images)

También instruye al abogado general del condado en colaboración con el Departamento del Consumidor y Asuntos de Negocios y a las cortes para que reporten en 30 días la probabilidad y el impacto de requerir a los propietarios que soliciten asistencia para la renta, antes de tomar asistencia legal contra un inquilino que fue impactado financieramente por Covid-19; y a los inquilinos les piden documentar el impacto financiero de Covid-19 y demostrar buena fe al aplicar por ayuda financiera para pagar la renta.

“Al adoptar estrategias proactivas y deliberadas, hemos minimizado los desalojos durante esta pandemia única en este siglo. Nuestra responsabilidad ahora es eliminar gradualmente esta moratoria de una manera que garantice que no sacrifiquemos nuestro éxito ganado con tanto esfuerzo al mantener a las familias en sus hogares, mientras relajamos cuidadosamente las reglas sobre los propietarios y regresamos a la normalidad ”, dijo la supervisora Sheila Kuehl, autora de la moción que extendió la moratoria.

A nivel estatal, hay una petición al gobernador Gavin Newsom para que se extiendan las protecciones de la moratoria contra los desalojos en California hasta septiembre.

Están pidiendo al gobernador Gavin Newsom ampliar la moratoria de desalojos. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Francisco Dueñas, director de Housing Now, una coalición de defensa de la vivienda en el estado de California, calculó que hay 700,000 hogares que están retrasados en el pago de la renta. “Esto quiere decir que son un millón de californianos, entre quienes hay muchos menores de edad, para quienes el impacto de un desalojo tendrá secuelas a largo tiempo”.

Agregó que los padres solteros son los más propensos a estar rezagados en el pago de la renta que las familias sin niños en el hogar.

Layla Dabash de 12 años de edad, hizo un llamado al gobernador Newsom para que amplíe las protecciones contra el desalojo de manera que su familia tenga oportunidad de sobrevivir a esta crisis.

“Mi papá es un ingeniero de sonido que trabajaba en conciertos y siempre estaba viajando, pero con la pandemia se quedó sin empleo y fue un caos completo. En la casa había peleas constantemente y las cosas se pusieron peor cuando el propietario de nuestra casa, amenazó con venderla”.

Para ese momento, Layla dijo que su salud mental comenzó a deteriorarse. “El estrés me estaba comiendo viva. Estaba cansada de todo y sin saber si iba a tener una casa o dónde asistiría a la escuela el próximo año”.

Agregó que muchos de sus amigos y  compañeros de clases han compartido sus experiencias y le han hecho darse cuenta que no está sola en la lucha por no perder su hogar.

Alejandra Mendoza de 15 años, dijo que su madre perdió su trabajo en abril de 2020 y han pasado por tres avisos de desalojos. “Eso ha puesto demasiado estrés en mi madre, en mi hermano y en mí. Después de todo esto, vamos a necesitar terapia porque hemos desarrollado mucha ansiedad, a partir de que el propietario viene a gritarnos o a acosarnos”.

Señaló que la escuela realmente ya no le importa porque siempre está preocupada de que terminen viviendo en la calle. “Nadie debería sentir la presión que hemos estado sufriendo”.

Luis Fernando Anguiano de 23 años, recién graduado de la Universidad de California en Davis está preocupado por su madre que vive en San Diego.

“Yo tenía planes de seguir en la escuela de postgrado, pero desafortunadamente entró la pandemia y mi mamá perdió su trabajo. Así que decidí ponerme a trabajar para ayudarle y he pasado mucho estrés pensando en que pueda terminar como desamparada. Nosotros ya fuimos desamparados cuando yo era niño debido a que mi madre sufrió violencia doméstica”.

Agregó que además le duele escuchar que otros menores están expuestos al desamparo. “En mi trabajo he estado peleando y defendiendo a otras familias inmigrantes que no hablan inglés para que no los desalojen”.

Como resultado de su propia experiencia y de otras familias, solicitó al gobernador que extienda las protecciones contra los desalojos hasta finales de año y que las rentas se cubran al 100% para todos. “Ojalá que no se vea afectado el crédito de aquellos que desafortunadamente sean desalojados”.