Mujer arrestada tras la muerte de sus tres niños en el Este de Los Ángeles estaba deprimida, dice la abuela

El encierro por la pandemia pudo haber contribuido al presunto asesinato de los tres niños pequeños, según la revelación de la abuela en este caso que ha conmocionado a la comunidad hispana de Los Ángeles

El Este de Los Ángeles llora la muerte de los inocentes niños, incluyendo un bebé.
El Este de Los Ángeles llora la muerte de los inocentes niños, incluyendo un bebé.
Foto: sstoker / Pixabay

La mujer de 28 años que es sospechosa de haber matado a sus tres hijos pequeños, incluyendo un bebé, en una casa del Este de Los Ángeles batallaba con la depresión, según la abuela de los niños.

Sandra Chico es el nombre de la madre de los niños arrestada el lunes y cuya fianza fue establecida en $2 millones de dólares. Ella comparecerá ante la corte este miércoles.

La noticia de la muerte de los pequeños mientras su padre se encontraba en el trabajo ha causado tremenda conmoción en la comunidad hispana, especialmente en el Este de Los Ángeles y alrededores.

La abuela de los niños del lado paterno reveló este martes que la mujer (su nuera) estaba sufriendo con la depresión durante la pandemia y que “no salía de su casa para nada”.

“Aún no sabemos la causa ni el motivo, solo sé que ella no estaba bien”, dijo Rosalba Castillo, la abuela, al hablar con Telemundo 52 con asombrosa tranquilidad afuera de la casa de la tragedia.

Pero instantes después la mujer no pudo con las emociones tras esta terrible tragedia: “Ha sido una perdida muy grande, Dios mío. Solamente Dios nos puede dar la fortaleza para seguir adelante“.

Frente a una creciente ofrenda afuera de la casa, vecinos de la familia ahora devastada dijeron al mismo canal que la mujer arrestada parecía ser muy atenta con sus hijos y que el padre era agradable y muy trabajador.

Alex Villanueva, sheriff de Los Ángeles, reiteró lo que ya se sabía: que los pequeños no presentaban señales de maltrato físico al ser encontrados sin vida luego que alguien reportó el incidente con una llamada telefónica.

No había advertencias de ninguna clase. No había llamadas frecuentes de ayuda. DCFS (el Departamento de Niños y Familia) no estaba involucrado. No había acusaciones de abuso infantil”, dijo Villanueva a los medios.

“Esta fue una tragedia única. Sé que la familia ha sido sacudida hasta lo más profundo”.

Una página de GoFundMe fue iniciada por una tía de los niños para recibir donaciones a beneficio de la devastada familia.