La renta de jardines ofrece una nueva modalidad para pasar el tiempo

Plataforma en línea permite hacer un negocio con las áreas verdes

Christopher Martínez es el anfitrión de The Lab@Zorthian Ranch en Altadena. (Jacqueline García/La Opinión)
Christopher Martínez es el anfitrión de The Lab@Zorthian Ranch en Altadena. (Jacqueline García/La Opinión)
Foto: Impremedia

Con las montañas del valle de San Gabriel como fondo, el jardín The Lab@the Zorthian Ranch —ubicado en Altadena— es un espacio verde que da la bienvenida a que las personas puedan compartir tiempo de calidad en la naturaleza y con algunos animales.

Christopher Martínez, anfitrión de dicho espacio, dijo que las personas que lo alquilan por algunas horas tienen la oportunidad de aprender acerca del arte y la ciencia a través de actividades regenerativas teóricas y prácticas.

No obstante, también agrega que hay quienes rentan su jardín con el único objetivo de trabajar en un ambiente relajado, hacer ejercicio o incluso disfrutar de algún concierto al aire libre.

El área no solo cuenta con diferentes tipos de plantas sino también con animales como ovejas, pollos y conejos. Un ambiente que Martínez -dice- estaba buscando desde hace un tiempo.

El joven, de 30 años de edad, contó que hace un tiempo vivía con sus padres pero que a ellos no les agradaba la idea de que él tuviera conejos en el hogar.

Eso cambió, cuando un amigo suyo que es dueño de un rancho en Altadena le permitió comenzar un jardín con plantas y animales.

Fue entonces que Martínez empezó a utilizar el lugar para dar clases de jardinería y manualidades. Sin embargo, confiesa que él tenía la intención de hacer algo más. Por eso, cuando su amigo le preguntó si estaba interesado en alquilar el jardín a miembros de lla comunidad, él se emocionó mucho.

“Ese es el tipo de ayuda que necesitaba, de una organización [entidad digital] para que más personas vinieran y compartieran esta experiencia conmigo”, explicó.

Así que sin pensarlo mucho enlistó su jardín en Healing Gardens (que en español significa Jardines Curativos), que es una red por internet que comenzó durante la pandemia y que permite a propietarios y cuidadores de jardines particulares poder ponerlos para renta al público en general.

Esto es similar al Airbnb —una plataforma por internet que te permite alquilar alojamiento o casas particulares para turismo o trabajo, entre otros— pero en el caso de Healing Gardens funciona para los amantes de los jardines y la naturaleza ya que en lugar de promover las casas y habitaciones se enlistan solo las áreas verdes.

Hasta el momento la página web de Healing Gardens cuenta con alrededor de 45 jardines en California, de los cuales 40 están localizados en Los Ángeles.

Estos lugares ofrecen diferentes oportunidades de actividades aparte de las previamente mencionadas.

Algunos jardines han servido como un área para catar vinos y hacer propuestas de matrimonio hasta para celebrar el Día de las Madres.

Abhi Arora (der.) comenzó el poyecto de Healing Gardens. (Jacqueline García/La Opinión)

Healing Gardens nace de la ansiedad

Abhi Arora, co-creador de esta plataforma, dijo que la idea nació de un ataque de ansiedad que tuvo hace poco más de un año y encontró que la naturaleza se convirtió en una forma de terapia.

Con el tiempo comenzó a buscar más jardines para pasar un tiempo agradable en calma y liberarse del estrés.

Hoy cuenta que está muy contento de ver que de lo malo se dio algo bueno.

“Se siente que estamos conectando a personas y mejoramos sus vidas”, expresó.

“He recibido mensajes de textos de jardineros diciendo; ‘Has convertido mi vida en algo mucho mejor’”.

Arora agregó que una de las personas que ahora renta su jardín a través de la plataforma por internet se trata de una mujer que tiempo atrás había creado un jardín magnífico pero le costaba mucho dinero mantenerlo.

Por ese motivo, había decidido dejarlo morir ya que tenía que buscar un empleo.

“Pero entonces encontró Healing Gardens y ahora usa su jardín para hacer dinero. Ya no tiene que trabajar y puede dedicarse a la jardinería todo el tiempo”, dijo Arora.

Cuidando el medio ambiente

Martínez, quien nació y creció en Altadena, dijo que ser parte de los jardines curativos es algo que aprecia mucho.

Su trabajo no solamente incluye proveer lugares agradables a las personas que huyen de las grandes metrópolis a encontrar una zona de tranquilidad, si no también comparte tiempo con los animales, razón que lo motivó a incursionar en este ambiente.

En el jardín, él también ofrece clases para aprender a hilar la lana de las ovejas y después utilizarla para hacer artículos como sombreros, bolsas o tapetes. Las ovejas a su vez también colaboran en el lugar comiendo pasto, algo que ayuda a disminuir la probabilidad de incendios.

Christopher Martínez muestra un sombrero hecho de lana de oveja. (Jacqueline García/La Opinión)
El jardín esta localizado en Altadena. (Jacqueline García/La Opinión)

Martínes dice que el jardín principalmente es considerado un lugar de transformación. Los artículos que algunas personas consideran basura como astillas de madera o piezas de concreto se usan para hacer bancas y asientos.

“Todo lo que podemos lo transformamos en algo bonito y agradable”. Y añadió que lo más importante es cuidar la tierra. “Si la cuidas, esta puede absorber carbono del aire y retenerlo en el suelo y es bueno para el planeta”.

Cómo participar

Martinez aseveró que la oportunidad de Healing Gardens es magnífica ya que ayuda a crear comunidades.

Arora dijo que las personas que estén interesadas en enlistar sus jardines pueden visitar healinggardens.co para llenar una solicitud. Indicó que todos los dueños que estén dispuestos a rentar sus jardines son bienvenidos a participar.