Qué autos en Estados Unidos tienen el sistema OBD

En Estados Unidos, el sistema OBD es obligatorio y se encarga del monitorear el desempeño del auto para detectar ciertas anomalías y poder alertar al conductor a tiempo

Desde 1996, todos los autos en Estados Unidos disponen de un sistema OBD para detectar anomalías.
Desde 1996, todos los autos en Estados Unidos disponen de un sistema OBD para detectar anomalías.
Foto: Daniel Krason / Shutterstock

Como parte de los primeros esfuerzos para controlar las emisiones, el sistema OBD (On Board Diagnostics) se volvió obligatorio en Estados Unidos en 1996 y pasó a convertirse en uno de los sistemas esenciales en todos los autos. No obstante, sus orígenes se remontan al año de 1988, cuando fue implementado en el estado de California con el mismo fin: controlar el impacto de las emisiones causadas por los vehículos a gasolina. En nuestros días, el OBD ya se ha actualizado y permite no solo la conexión a través de un cable, sino también de manera inalámbrica con dispositivos que usamos en el día a día, como teléfonos inteligentes.

Lo que hace este sistema es recopilar información del desempeño del vehículo a través de sensores, el principal de ellos dispuesto en el motor. Este monitoreo constante permite que las fallas sean mucho más fáciles de detectar, en cuanto aparezcan, para ser registradas en la unidad de control del auto. Esta unidad de control, dispuesta en el tablero del auto, posee varias luces que se encienden como una reacción a estas señales. Cada avería dispone de una luz específica para advertir al conductor, como la luz de Check Engine que, en ocasiones, se enciende cuando hay algún problema con los inyectores.

Foto de un hombre analizando los datos del sistema OBD del auto
El sistema OBD permite la detección de anomalías en el auto y su debido tratamiento a tiempo./ Foto: Shutterstock.

El OBD, además, dispone de una toma cuya ubicación puede variar según sea el modelo o la marca del auto. Esta toma permite la conexión al sistema de detección de anomalías, una labor que normalmente es llevada a cabo por personal especializado en los talleres mecánicos. Usando un cable especial para ello, los técnicos transmiten la información contenida en la unidad de control del auto a un dispositivo que se encargará de analizar el código de error arrojado por la avería, con la intención de hallar un diagnóstico más amplio que derive en una atención mucho más específica. Los códigos de error que arroja el sistema OBD de los autos están compuestos por 5 dígitos, cada uno de ellos está asociado a cierto tipo de información y en conjunto pueden dar detalles específicos sobre la anomalía.

En la actualidad, muchos autos no necesitan de la toma OBD para llevar a cabo el proceso de transmisión de la información a un dispositivo. A pesar de que esta toma puede encontrarse consultando el manual de usuario del auto, gracias a los servicios inalámbricos, los conductores incluso pueden tener toda la información del sistema transfiriéndola a su teléfono inteligente, a través de una aplicación especialmente diseñada para analizar este tipo de datos.

También te puede interesar: Estrategias de conducción de tu auto que te harán ahorrar gasolina