Zizinho, legendario padre de los hermanos Dos Santos, muere presuntamente víctima del COVID-19

El exjugador del Club América y leyenda del indoor soccer pone de luto al fútbol mexicano, especialmente en la ciudad de Monterrey, donde dejó profunda huella

Zizinho dejó huella en el fútbol mexicano. Se reporta que murió por el COVID-19.
Zizinho dejó huella en el fútbol mexicano. Se reporta que murió por el COVID-19.
Foto: Agencia Reforma

Zizinho, padre de los futbolistas mexicanos Giovani y Jonathan dos Santos, falleció este jueves a los 59 años de edad.

Exjugador de clubes como América, Monterrey, León y Necaxa, el brasileño murió presuntamente por complicaciones derivadas del COVID-19.

Pese a la tragedia, su hijo Jonathan decidió jugar la semifinal de la Copa Oro, partido en el que se guardó un minuto de silencio.

Geraldo Francisco dos Santos Javier nació en Pernambuco, Brasil, el 11 de junio de 1962. Debutó a los 15 años con el Sao Paulo. Recién cumplidos los 18 llegó a México para jugar con el América, club en el que hizo historia al ser parte de aquel plantel que se coronó en la temporada 1983-84, a costa de las Chivas.

Como jugador presumía una técnica envidiable, que le heredó a sus hijos, además de la potencia. También militó con el cuadro La Raza, de Monterrey, en el fútbol rápido.

“Zizinho” fue un brasileño muy regio y raza

El padre de Giovani dos Santos y Jonathan dos Santos, fallecido este jueves, dejó una huella importante en la historia del deporte profesional de Monterrey al formar parte del equipo de futbol rápido La Raza.

“Ziza”, como le decían, fue de las caras conocidas del desaparecido equipo de “indoor soccer”.

Sus más de 200 goles goles y sus bailes quedaron en la memoria de miles de aficionados que lo vieron jugar al Gimnasio del Tec de Monterrey; fue bicampeón con La Raza en la Continental Indoor Soccer League.

Sin embargo, también es recordado por el aporte como entrenador infantil en diversos equipos de la localidad.

Trabajó en las Fuerzas Básicas de Rayados, categoría 1989, al lado de Jesús Villela, en el que jugaban sus hijos Giovani y Jonathan, a quienes también dirigía en un “Dream Team” de las ligas infantiles de Monterrey llamado Sao Paulo.

“Zizinho” y su familia vivieron en Monterrey por espacio de 10 años, pero se mudaron cuando Gio y Jona fueron reclutados por el Barcelona de España a mediados del 2002, tras participar en un torneo en Francia.

El arraigo de la familia Dos Santos con Monterrey era tal que cuando Gio ya brillaba en el Barcelona, iban de vacaciones al estado para visitar a su familia y amigos.

Con su partida no solo se fue un ídolo de equipos como América, León y Necaxa, sino un carioca, regio de corazón.