Sierra & Tierra: El clima mundial está en nuestras manos

Javier Sierra es columnista del Sierra Club. Sígalo en Twitter @javier_SC

La crisis del clima nos amenaza a todos.
La crisis del clima nos amenaza a todos.
Foto: Javier Sierra / Cortesía

Dentro de 30 años, los libros de historia marcarán el 9 de agosto de 2021 como fecha crucial en la lucha contra la crisis climática.

Ese día, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU (PICC) emitió un histórico reporte científico que dejó atrás cualquier duda o especulación sobre la gravedad y el origen de la crisis existencial que todos enfrentamos. El informe concluyó que la actividad humana está cambiando el clima del planeta con consecuencias sin precedentes e irreversibles, y estas consecuencias impactan desproporcionadamente a comunidades como la nuestra.

Advirtiendo que es “inequívoco” que la crisis climática es obra del ser humano, el secretario general de la ONU, António Guterres, calificó el informe de “código rojo para la humanidad”.

“Si combinamos fuerzas hoy”, agregó Guterres, “podemos evitar la catástrofe climática. Pero, como indica el informe, no hay tiempo para retrasos ni cabida para excusas. Cuento con los líderes mundiales y las partes interesadas para el éxito de la COP26”, refiriéndose a la Cumbre Climática de Glasgow del próximo noviembre.

El reporte—elaborado por 234 científicos y basado en más de 14.000 estudios— concluyó que no se ha registrado un aumento del nivel de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera con tanta rapidez desde hace 66 millones de años, y agrega que los niveles actuales de CO2 son los más altos en 2 millones de años.

El reporte también concluye que:

  • Globalmente, las olas de calor extremo ocurren ahora cinco veces más frecuentemente que antes y esta frecuencia se acelera.
  • Sequías que ocurrían una vez cada 10 años ahora lo hacen con un 70% más de frecuencia.
  • Ha aumentado la regularidad e intensidad de los incendios forestales, como vemos en el Oeste de Estados Unidos.
  • También ha aumentado la potencia de los ciclones tropicales y el poder devastador de sus torrenciales lluvias.

El informe recomienda que para evitar que la atmósfera entre en un catastrófico e irreversible círculo vicioso, el mundo tiene que reducir en un 50% sus emisiones de carbono para 2031 e invertir en soluciones de energía limpia que acaben por completo con las emisiones climáticas para 2050.

El mayor impedimento en el progreso climático es la falta de voluntad política, advierte el informe.

Es por ello que el Congreso Federal tiene que aprobar legislación que se centre en créditos fiscales para la energía limpia y los vehículos eléctricos, acabar con los subsidios a la industria de combustibles fósiles, refaccionar y electrificar los hogares, escuelas y oficinas del país, entre otros.

A fin de cuentas, es mucho más caro no actuar o hacerlo tímidamente que pagar las terribles consecuencias de una crisis climática que amenaza la seguridad de todos.

El clima mundial está en nuestras manos.