Estados Unidos intercepta cinco misiles que se dirigían al aeropuerto de Kabul

A pesar de las detonaciones, no se reporta ningún muerto o herido e informaron que el aeropuerto internacional Hamid Karzai sigue funcionando con normalidad. Mañana 31 se termina el plazo fijado por Biden para la evacuación de las tropas de ese país

Cinco misiles que se dirigían al aeropuerto de Kabul fueron interceptados por el sistema de defensa C-RAM del ejército norteamericano
Cinco misiles que se dirigían al aeropuerto de Kabul fueron interceptados por el sistema de defensa C-RAM del ejército norteamericano
Foto: EPA/STRINGER / EFE

Este lunes 30 de agosto la ciudad de Kabul, capital de Afganistán, fue testigo nuevamente de explosiones en las cercanías del aeropuerto internacional Hamid Karzai, cuando cinco cohetes fueron interceptados por el sistema antimisiles C-RAM norteamericanos. Fuentes aseguraron a Reuters que en un primer reporte no se confirmó ninguna muerte o herido en el lugar, pero que eso puede cambiar en cualquier momento.

Un oficial norteamericano que decidió quedarse en el anonimato, le dijo a la agencia que los misiles fueron disparados temprano en la mañana de Afganistán, pero que el sistema se accionó y logró evitar la detonación en el aeropuerto.

Una fuente aseguró a ABC News que a pesar de la detonación de los misiles, el aeropuerto sigue trabajando con normalidad.

Este incidente ocurre luego de que el presidente Joe Biden autorizó un ataque aéreo el pasado domingo en contra de dos líderes del Estado Islámico (EI) en la región de Nangahar, como respuesta al atentado en Kabul en el que más de 100 personas fueron asesinadas, entre ellos se encuentran 13 soldados a los que el mandatario rindió honores.

“El ataque aéreo no tripulado ocurrió en la provincia de Nangahar en Afganistán”, dijo el Capitán Urban. “Los primeros indicios son que matamos al objetivo”.

La razón por la cual hay tanta prisa para evacuar a los soldados norteamericanos que quedan en Afganistán es que el Gobierno teme que se produzcan más ataques como el que ocurrió en el aeropuerto de Kabul. Es por eso que Biden fijó como fecha límite el martes 31 de agosto.

Sabemos que a ellos (EI) les gustaría lanzar un cohete allí (en el aeropuerto), si pudieran“, dijo a los periodistas en Washington la semana pasada el general Frank McKenzie, jefe del Comando Central de Estados Unidos. También indicó que el ejército estadounidense tiene bastante experiencia con este tipo de armamento, por lo cual ya tenían instalados los sistemas antimisiles C-RAM, que fue justo lo que evitó que los cinco misiles llegaran a su objetivo.

Biden aseguró el sábado que lo más probable es que se registrara otro ataque del EI entre las 36 y 48 horas siguientes, premisa que se terminó cumpliendo con los hechos de este lunes.

El objetivo de Biden llegado el 31 de agosto es culminar el conflicto armado más largo que de la historia de los Estados Unidos, que comenzó a principios del siglo con el atentado del 11-S.