Juez federal bloquea la aplicación de la ley de Texas que prohíbe el aborto a las seis semanas

Un juez federal bloqueó temporalmente el miércoles la controvertida ley de Texas que prohíbe los abortos después de aproximadamente seis semanas de embarazo

La Marcha de las Mujeres se dedicó a defender el derecho al aborto.
La Marcha de las Mujeres se dedicó a defender el derecho al aborto.
Foto: Alex Wong / Getty Images

Un juez federal en Texas emitió el miércoles una orden que bloquea temporalmente la aplicación de la estricta ley de aborto de ese estado, que prohíbe el procedimiento a las seis semanas de embarazo, según CNN.

El juez de distrito Robert L. Pitman aceptó la solicitud de la administración de Biden de detener temporalmente la ley, despejando el camino para restaurar el acceso al aborto en el segundo estado más poblado de la nación.

El juez criticó a los funcionarios de Texas por elaborar un “esquema agresivo y sin precedentes para privar a sus ciudadanos de un derecho constitucional significativo y bien establecido”.

Desde que la ley SB 8 entró en vigor en Texas el 1 de septiembre, escribió Pitman, “se ha impedido ilegalmente a las mujeres ejercer control sobre sus vidas, de forma que está protegida por la Constitución. Este Tribunal no sancionará ni un día más de esta ofensiva privación de tan importante derecho”, concluyó el juez en su auto de 113 páginas.

Además de emitir la orden judicial de emergencia, Pitman negó la solicitud de Texas de poner en pausa su decisión mientras el estado la apela.

La orden responde al desafío que realizó la administración de Biden a la prohibición de aborto de Texas, y obtiene el resultado imponer el cese temporal de la ley de aborto más restrictiva del país, que el Tribunal Supremo permitió que entrara en vigencia hace aproximadamente un mes.

El Departamento de Justicia demandó al estado de Texas después de que entró en vigencia la prohibición de aborto después de las seis semanas, instando al tribunal a permitir que las mujeres en el estado “ejerzan sus derechos constitucionales”.

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, dijo que el gobierno federal no tenía fundamentos legales para demandar al estado, porque la ley es aplicada por ciudadanos privados, en lugar de funcionarios del gobierno estatal.

El juez Pitman, con su orden, tiene como objetivo eludir ese novedoso esquema de aplicación de la ley que impuso Texas y que, según se jactan sus partidarios, se puso en marcha para complicar el camino legal que suelen tomar los defensores del derecho al aborto, para obtener órdenes judiciales que bloquean estas leyes extremas.

En lugar de encargar a los funcionarios del gobierno que hagan cumplir la prohibición, la Legislatura de Texas delegó en los ciudadanos privados para que entablaran un litigio en la corte estatal contra cualquier clínica que practique un aborto. Aquellos que ayudan a una persona a obtener un aborto que viola la prohibición de la ley también pueden ser objeto de un litigio en los tribunales estatales.

Cuando el Fiscal General Merrick Garland anunció que el Departamento de Justicia entablaría una demanda propia contra la ley de aborto de Texas, dijo que este diseño “sin precedentes” busca “evitar que las mujeres ejerzan sus derechos constitucionales frustrando la revisión judicial durante el mayor tiempo posible”.

Garland celebró la decisión el miércoles y dijo en un comunicado que “el fallo de hoy que suspende la ley de Texas es una victoria para las mujeres en Texas y para el estado de derecho”.

Texas probablemente apelará inmediatamente el fallo que ha suspendido temporalmente la aplicación de la ley de aborto del estado.