Residentes de Los Ángeles expuestos a impactos climáticos severos

Estudio revela que las condiciones podrían empeorar para 2050

Gavin Newsom, autorizó la devolución de una propiedad privilegiada frente a la playa de Manhattan Beach.
Gavin Newsom, autorizó la devolución de una propiedad privilegiada frente a la playa de Manhattan Beach.
Foto: Mario Tama / Getty Images

Un estudio reveló que más de la mitad de los residentes del condado de Los Ángeles, unos 5.7 millones, viven en comunidades consideradas “altamente expuestas” a impactos climáticos severos.

Los peligros inminentes incluyen calor extremo, incendios forestales, inundaciones costeras y sequías, según indica la Evaluación de vulnerabilidad climática del condado de Los Ángeles.

El informe publicado esta semana por la Oficina Principal de Sustentabilidad del condado encontró que cerca del 56% de los residentes del condado son vulnerables a tales cambios actuales y otros proyectados para 2050.

Además, el informe de 141 páginas encontró que los vecindarios de bajos ingresos y las comunidades de color enfrentan “una cantidad desproporcionada de vulnerabilidad climática, así como una capacidad limitada para resistir y enfrentar amenazas futuras”. Esas comunidades representan casi el 17% de la población del condado.

Los investigadores destacaron 47 “comunidades de interés” que enfrentan los peligros duales de “una mayor exposición a los peligros climáticos y susceptibilidad a impactos negativos”.

Entre esas comunidades están el Este de Los Angeles, South Gate, Bellflower, Long Beach, San Pedro, Santa Clarita, Reseda y Winnetka en el Valle de San Fernando, Montebello, los distritos de Westlake y Crenshaw; y North Lancaster, Hi Vista y Roosevelt en Antelope Valley.

Los factores incluidos en esta evaluación fueron la falta de vivienda y las condiciones de empleo, como los trabajos de almacenamiento, donde los trabajadores suelen estar en el interior pero aún están expuestos a condiciones peligrosas, como el calor.

Los impactos climáticos más severos previstos para 2050 incluyen:

  • Un aumento de 10 veces en las olas de calor extremo.
  • Una duplicación de la población altamente vulnerable al calor extremo.
  • Mega-sequías que duran varias décadas.
  • Casi el 20% de las propiedades están en riesgo de inundación en caso de una gran tormenta;
  • Oscilaciones más extremas entre sequías y lluvias, que probablemente provoquen inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra.
  • Mares que se elevan 2.5 pies en las costas locales.
  • Aumento del 40% de las áreas quemadas por incendios forestales en las montañas de San Gabriel.

Los funcionarios dijeron que el informe se usará como guía para las prioridades futuras en el marco del Plan de Sostenibilidad del condado, incluido el aumento de la copa de árboles en áreas urbanas de bajos ingresos y gasto futuro en infraestructura.

El gobierno estatal ha proporcionado casi $15,000 durante los próximos tres años para ayudar a las comunidades de California a prepararse para situaciones extremas.

La supervisora Hilda Solís, presidenta de la Junta de Supervisores del Condado, dijo que al identificar a las personas y los lugares que pueden sufrir los peores impactos del cambio climático y resaltar la urgencia de hacer que las comunidades sean más resistentes al cambio climático, se estimulará la acción real entre los departamentos del condado, los socios comunitarios y jurisdicciones en toda la región.

La supervisora Holly Mitchell dijo que la evaluación destaca la urgencia de hacer todo lo posible para disminuir los daños inminentes causados por el cambio climático que impactarán de manera desproporcionada a las comunidades de bajos ingresos y las comunidades de color.

“Tenemos la oportunidad de aplicar los hallazgos compartidos en nuestras estrategias para fortalecer de manera proactiva nuestra infraestructura y proteger nuestros vecindarios y residentes más vulnerables”, dijo Mitchell en un comunicado.

La supervisora Sheila Kuehl calificó el informe de “profundamente perturbador”, pero dijo que brinda “un documento de planificación invaluable con los análisis que necesitamos para actuar ahora para mitigar y evitar los posibles impactos negativos en las comunidades locales de nuestro condado”.