El jefe del Pentágono de Trump anuló la idea de enviar 250,000 soldados a la frontera, según reportes

El secretario de Defensa del gobierno de Trump, Mark Esper, mató el plan de enviar a la mitad del ejército de EE.UU. a la frontera mexicana

El general Mark Milley (d) y el secretario de Defensa Mark Esper en una audiencia de la Cámara el 9 de julio de 2020.
El general Mark Milley (d) y el secretario de Defensa Mark Esper en una audiencia de la Cámara el 9 de julio de 2020.
Foto: Greg Nash-Pool / Getty Images

El secretario de Defensa del expresidente Donald Trump anuló un plan para enviar 250,000 soldados del Ejército a la frontera entre Estados Unidos y México en la primavera de 2020, informó The New York Times.

El entonces secretario de Defensa Mark Esper se enfureció con la idea, porque una fuerza tan masiva habría requerido enviar a la frontera suroeste del país a la mitad del ejército de Estados Unidos.

Stephen Miller, el consejero de línea dura de Donald Trump sobre inmigración, había presionado al Departamento de Seguridad Nacional para que elaborara un plan para reducir los cruces fronterizos a cero a lo largo de todo el límite de 2,000 millas de la frontera de Estados Unidos con México, y esa agencia luego transmitió la idea a la rama del Departamento de Defensa responsable de América del Norte, según el Times.

No se sabe quiénes en la Administración Trump llegaron a estimar que se necesitaría un cuarto de millón de soldados para detener la inmigración indocumentada.

La idea de enviar miles de soldados a la frontera se transmitió directamente al Comando Norte del Departamento de Defensa, que es responsable de todas las operaciones militares en Estados Unidos y en sus fronteras, según varios exfuncionarios de la administración Trump. Los funcionarios dijeron a The New York Times que la idea nunca se presentó formalmente a Trump para su aprobación, pero se discutió en reuniones en la Casa Blanca, mientras debatían otras opciones para cerrar la frontera a la inmigración indocumentada.

Mark Esper se negó a comentar sobre esta información. Pero personas familiarizadas con sus conversaciones, que hablarían de ellas solo bajo condición de anonimato, dijeron que Esper estaba enfurecido con el plan de Miller, que habría sido el mayor uso del ejército dentro de Estados Unidos desde la Guerra Civil.

Además, los oficiales de seguridad nacional de la Administración Trump pasaron por alto el alto mando del Pentágono que era la oficina de Mark Esper, al llevar la idea directamente a los oficiales militares del Comando Norte. Esper también creía que el despliegue de tantas tropas en la frontera socavaría la preparación militar estadounidense en todo el mundo, dijeron las fuentes a The New York Times.

Después de una breve pero polémica confrontación con Miller en la Oficina Oval, Esper puso fin a la consideración de enviar tropas del ejército a la frontera, en el Pentágono.

La obsesión de Trump con la frontera sur ya era bien conocida en ese momento. Alrededor de este mismo momento, Trump también presionó a sus principales asesores para que enviaran fuerzas al propio México para cazar cárteles de la droga, al igual que los comandos estadounidenses han rastreado y matado a terroristas en Afganistán. o Pakistán.

Trump dudó solo después de que sus asesores sugirieron que para la mayor parte del mundo, las redadas militares dentro de México podrían parecer que Estados Unidos estaba cometiendo un acto de guerra contra uno de sus aliados más cercanos y su mayor socio comercial.

Al final, al no poder realizar un vasto despliegue del ejército en la frontera, la administración Trump utilizó una oscura regla de salud pública, que sigue vigente hasta el día de hoy, el Título 41, para denegar el asilo y cerrar efectivamente la entrada a los Estados Unidos desde México durante la pandemia de coronavirus.

Ahora, un nuevo informe reveló la frustración del general Milley de que la Casa Blanca, en gran parte a través de Miller y sus aliados en el Departamento de Seguridad Nacional, intentaron presionar a los líderes del Pentágono para que desplegaran más tropas en la frontera suroeste. Un portavoz del general Milley dijo a The New York Times que el general se negó a comentar.

Esper se negó también a comentar sobre su papel en aplastar los planes de Trump de movilizar al ejército para impedir la inmigración indocumentada. Pero Esper también se está preparando para publicar un libro, en la ya larga lista de libros sobre y desde el interior de la Casa Blanca de Trump, que describe sus enfrentamientos con el expresidente.