Apoya el plan climático

Es necesario aprovechar el momento y presionar para que las negociaciones que aún continúan den buena cuenta del clamor popular por un plan comprensivo de energía limpia y empleo que nos favorezca a todos

Respaldo al programa Build Back Better del presidente Joe Biden.
Respaldo al programa Build Back Better del presidente Joe Biden.
Foto: NICHOLAS KAMM / AFP / Getty Images

Todo hace suponer que el ambicioso esfuerzo por un cambio social y medioambiental del presidente Joe Biden (Build Back Better) se reducirá en cobertura y recursos, debido en parte a una intransigente oposición.

Y varias de sus provisiones con más apoyo popular como el Programa de Energía Limpia y sus beneficios a corto y largo plazo parecen ser algunas de las grandes perjudicadas en las negociaciones al interior del Congreso por sacar adelante este paquete legislativo completo.

Pero la dinámica y los severos efectos del cambio climático en comunidades minoritarias no pueden quedar confinadas al accionar de un reducido grupo de políticos sin una visión clara del futuro.

Es necesario aprovechar el momento y presionar para que las negociaciones que aún continúan den buena cuenta del clamor popular por un plan comprensivo de energía limpia y empleo que nos favorezca a todos. No debemos rendirnos frente a las noticias negativas.

Este mensaje es un claro llamado a la acción para que apoyemos los esfuerzos de las organizaciones ambientalistas que canalizan el sentir popular y recordemos que las minorías son siempre las que primero sufren. Ya sea por marginamiento racial, explotación o políticas de persecución étnica, los miembros de las minorías sienten más que ninguno los efectos de los desbalances del poder.

Y son ellas también las más vulnerables víctimas de los efectos reales del cambio climático en temas tan cotidianos como la falta de productos saludables en los llamados desiertos alimenticios, los mortales efectos de los golpes de calor en los trabajadores agrícolas, los devastadores incendios y la creciente amenaza de los huracanes.

Pero resulta que el componente ambiental del plan también es una propuesta generadora de empleo y beneficios económicos. Y que invertir en energías limpias es una acción que promueve el bienestar social, ahorra recursos en comunidades necesitadas y fomenta el crecimiento económico de todos.

Pero hay que ser valientes. Hay que ser atrevidos para atajar el daño ambiental e invertir los recursos necesarios que promuevan un futuro energético menos amenazante. Y desafortunadamente no todos lo son: timidez y compromisos personales toman la batuta en el Congreso y muchos de sus representantes trabajan en pos de intereses más poderosos y menos comunitarios.

Por eso se hace imperativo que las comunidades le exijan a sus representantes electos cumplir con la voluntad popular y respetar el mandato que les ha sido otorgado. Que demuestren su compromiso con el plan climático y no se dejen presionar por intereses oscuros.

Es un momento crucial. Es tiempo de actuar y no de esperar. ¡Manifiéstate!, ¡escríbele a tu representante!, ¡protesta!. Asegúrate de conectar con los líderes del movimiento ambiental en tu barrio, en tu ciudad, en tu estado. Que tu oficial electo recuerde que estás atento a su accionar y a su compromiso con tus prioridades. Y que puedes castigarlo en las urnas si te incumple.