Denuncian tabaco con sabores que envicia y enferma a jóvenes del Área de la Bahía

Un vaporizador, conocido como cigarrillo electrónico, produce más nicotina que una cajetilla de 20 cigarros. Un joven que no tiene $10 para una cajetilla, puede tener 50 centavos o un dólar para comprar un puro suelto

El consumo de tabaco y productos de nicotina entre los jóvenes y adolescentes en EEUU es considerable.
El consumo de tabaco y productos de nicotina entre los jóvenes y adolescentes en EEUU es considerable.
Foto: Getty Images

Como otra grave y letal emergencia, expertos de la salud y activistas han catalogado los trucos que la industria tabacalera lleva adelante para introducir a los jóvenes a la nicotina. Una de las grandes maniobras de esa industria es agregarle diferentes sabores al tabaco y abandonar el diseño del tradicional cigarrillo para presentar una nueva imagen en envoltorios coloridos y en dispositivos pequeños que parecen memorias computacionales, útiles escolares, lápices, sacapuntas, etc.

Para bajarles el precio, estos dispositivos son vendidos individualmente en tiendas de licores ubicadas cerca de escuelas y en lugares donde residen familias de bajos recursos. Según recientes estudios, en las ciudades de Antioch y Pittsburg se encuentra un alto porcentaje de tiendas de pequeños comerciantes; por lo general son tiendas de licores ubicadas en lugares frecuentados por la juventud. En Pittsburg, el 100% y en Antioch el 97%, de estos pequeños comerciantes vende tabaco a los cuales se les agrega distintos sabores. En ambas ciudades existen tres veces más tiendas de licores que escuelas.

“Esto no es solo un problema de salud, sino también un problema social”, dijo Odette Kelley de la organización de medios de comunicación alternativos Global MediaX.Presidiendo un reciente encuentro con expertos y activistas del Área de la Bahía, Keeley dijo que este aglutinamiento de almacenes vendedores de tabaco con sabor “le da mucha accesibilidad a los jóvenes para que compren estos productos”, por eso “es importante crear conciencia cuando se entregan licencias a pequeños comerciantes de licores y tabaco”, agregó.

La industria del tabaco obtiene grandes ganancias enganchando a jóvenes para que consuman la nicotina con distintos sabores. Los expertos denunciaron que las compañías de tabaco están poniendo en su mira especialmente a jóvenes de comunidades de bajos ingresos añadiendo sabores inspirados en dulces y caramelos que les son familiares y los atraen. También usan envolturas y empaques de colores, disfrazados como dispositivos tecnológicos. Pero al final del día la nicotina aromática es la misma nicotina que produce cáncer.

Los cigarrillos mentolados y los puros pequeños aromatizados han sido una de las principales causas de muerte y enfermedades en la comunidad afroamericana. El 85% de los fumadores afroamericanos fuman cigarrillos mentolados como Kool y Newport. El mentol es menos irritante para el sistema respiratorio, oculta el sabor áspero del tabaco y permite que el fumador respire más nicotina y más toxinas al inhalar más profundamente. El mentol es un efectivo anzuelo; los jóvenes que fuman mentolados les cuesta más dejar de fumar y son más propensos a la adicción de por vida.

“Esas son las razones del porqué estos productos tienen que ser expulsados de nuestras comunidades … Estos productos son el principal homicida de afroamericanos”, dijo el doctor Phillip Gardiner, vicepresidente del Consejo Directivo Afroamericano para el Control del Tabaco. Según Gardiner, la asamblea estatal discutirá un nuevo proyecto de ley (SB 793) para prohibir la venta de tabaco con sabor, en noviembre del 2022. “¡Cómo será de grande el problema!”, exclamó Gardiner.

El director de Salud Pública del Condado de Contra Costa, doctor Ori Tzvieli, dijo que los dispositivos de vapor para fumar son “super atractivos para la juventud”, agregando que en los últimos 12 años, la mercantilización del vapor aromatizado no ha sido regulada, a pesar de que un vaporizador (también conocido como cigarrillo electrónico) produce más nicotina que una cajetilla de 20 cigarros.

“En lo que va del año, cuatro de cada cinco jóvenes que usan tabaco se han iniciado fumando algún producto aromatizado, casi un 85%. Entre los estudiantes de enseñanza media y los sabores más comunes son los de fruta, de caramelos y los con sabor a menta”, dijo Tzvieli.

La ley requiere que la industria tabacalera venda cigarrillos en paquetes de a veinte. Pero no existe una ley para los puros de diversos tamaños. Esto permite que los almacenes pequeños vendan productos a más bajo precio. “Un joven que no tiene $10 para comprar una cajetilla, puede que tenga 50 centavos o un dólar. Es muy atractivo tener estos productos a muy bajo precio”, aseveró Tzvieli.

Hay quienes creen, erroneamente, que los dispositivos los ayudarán a dejar el tabaco. /Aurelia Ventura

La situación es injusta para las familias de bajos ingresos. “Un niño que ha crecido en un suburbio predominantemente blanco y adinerado, como Danville y Lafayette, tiene menos posibilidades de estar expuesto a expendios de tabaco que un niño nacido en Concord o Antioch. Vemos esto como un tema de desigualdad en nuestro condado”, aseguró Ali Wohlgemuth, directora de Programación de Recursos Comunitarios del Área de la Bahía en Richmond.

En Antioch, una de cada tres escuelas está ubicada a solo mil pies (una caminata de menos de tres minutos) de un almacén donde se vende tabaco. 97% de estos almacenes venden tabaco con sabor envueltos en atractivos envases que llaman la atención. En algunos casos son más baratos que un caramelo.

El doctor John Chung, director ejecutivo de la organización Salud Comunitaria para Asiáticos Americanos en los condados de Alameda y Contra Costa, aseveró que la mayoría de las muertes por cáncer entre los asiáticos americanos se debe al cáncer pulmonar. Este es un tema que, afirma, tiene que ver con la justicia racial: “las substancias adictivas han sido usadas para destruir comunidades enteras, incluso países… El mercado dirigido y la venta de drogas ha sido una forma de guerra en contra de comunidades oprimidas y vulnerables”.

Cuando la venta de tabaco comenzó a disminuir en Estados Unidos, “forzaron la venta de tabaco en países asiáticos. Esto resultó en un masivo crecimiento del índice de fumadores en Asia donde el consumo de cigarrillos estadounidenses aumentó en un 600%”, dijo Chung.