Fotos: Cientos depositan flores por primera vez en la Tumba del Soldado Desconocido

La Tumba del Soldado Desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington cumple 100 años y por primera vez desde 1948, cientos de personas pudieron acercase a rendirle homenaje y depositar flores

Un guardia de la Tumba al Soldado Desconocido la custodia al final del día.
Un guardia de la Tumba al Soldado Desconocido la custodia al final del día.
Foto: ALEX BRANDON / POOL / EFE

Durante 100 años, la Tumba del Soldado Desconocido ha sido el corazón del Cementerio Nacional de Arlington, en Virginia.

Como un sitio conmemorativo sagrado, es la tumba de tres militares estadounidenses desconocidos y conecta a los visitantes con el legado de las fuerzas armadas de Estados Unidos a lo largo de la historia de la nación.

Al comenzar la ceremonia de apertura de la Conmemoración del Centenario de la Tumba del Soldado Desconocido, un centinela del 3° Regimiento de Infantería (La Vieja Guardia) realiza el Cambio de Guardia en la Tumba del Soldado Desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington, Arlington, Virginia, el 9 de noviembre de 2021.

Desde el 11 de noviembre de 1921, la Tumba ha proporcionado un lugar de descanso final para uno de los miembros del servicio de la Primera Guerra Mundial no identificado de Estados Unidos, y se agregaron otros de guerras posteriores, en 1958 y 1984.

El sarcófago principal está al aire libre y ante él hay tres losas bajo las que están inhumados otros tres militares desconocidos, uno de la II Guerra Mundial, uno de la Guerra de Corea y otro de Vietnam, aunque este último fue identificado en 1998 y trasladado a otro lugar.

El mausoleo atrajo a multitudes este martes para rendir tributo a todos los militares, identificados o no, muertos en las guerras en las que EE.UU. ha intervenido.

Es la primera vez en 96 años que a los visitantes se les permite acercarse a la Tumba, según Karen Durham-Aguilera, directora ejecutiva de Cementerios Militares Nacionales del Ejército y Cementerio Nacional de Arlington.

La rara oportunidad que tiene el público de acercarse durante unos días a la Tumba del Soldado Desconocido ocurre en la conmemoración de su centenario.