Investigadores revelan cómo la sal afecta el flujo sanguíneo del cerebro

El alto consumo de sal disminuye el flujo sanguíneo hacia el cerebro. Investigadores señalan que si ingieres mucha sal de forma crónica, se podría inducir una hipoxia excesiva y provocar daño tisular en el cerebro

Cuando ingieres alimentos salados, el cerebro los detecta y activa una serie de mecanismos para reducir los niveles de sodio.
Cuando ingieres alimentos salados, el cerebro los detecta y activa una serie de mecanismos para reducir los niveles de sodio.
Foto: mkupiec7 / Pixabay

El alto consumo de sal no solo puede afectar tu salud cardíaca, afectar tus huesos y tus riñones, también puede afectar la salud de tu cerebro. El consumo de alimentos salados disminuye el flujo sanguíneo hacia el cerebro.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Georgia y publicado en la revista Cell Reports, examinó cómo la ingesta de sal afecta el flujo sanguíneo al hipotálamo, una región profunda del cerebro involucrada en funciones corporales como beber, comer, regular la temperatura corporal y la reproducción.

Cuando se activan las neuronas, se produce un rápido aumento del flujo sanguíneo, esto es un vínculo positivo. En contraste, investigadores encontraron que con el consumo de sal hay una disminución en el flujo sanguíneo a medida que las neuronas se activaban en el hipotálamo.

“Normalmente se observa una reducción del flujo sanguíneo en la corteza cerebral en el caso de enfermedades como el Alzheimer o después de un accidente cerebrovascular o isquemia”, dijo el Dr. Javier Stern, profesor de neurociencia y director del Centro de Neuroinflamación y Enfermedades Cardiometabólicas.

“Cuando ingieres alimentos salados, el cerebro los detecta y activa una serie de mecanismos compensatorios para reducir los niveles de sodio”, señala Stern. En parte lo hace activando las neuronas que desencadenan la liberación de vasopresina, una hormona antidiurética.

Los investigadores señalan que si ingieres mucha sal de forma crónica, tendrás hiperactivación de las neuronas de vasopresina. Lo que puede inducir una hipoxia excesiva y provocar daño tisular en el cerebro.

“Si podemos comprender mejor este proceso, podemos diseñar nuevos objetivos para detener esta activación dependiente de la hipoxia y quizás mejorar los resultados de las personas con presión arterial alta dependiente de la sal”, dijo Stern.

La hipoxia se presenta cuando no llega suficiente oxígeno al cerebro. La Biblioteca Nacional de Medicina explica que las células del cerebro son extremadamente sensibles a la falta de oxígeno. Algunas de estas comienzan a morir menos de cinco minutos después de interrumpirse el suministro de oxígeno.

Los síntomas de la hipoxia cerebral leve incluyen: distracción, deterioro de la capacidad de discernimiento y movimientos descoordinados. La hipoxia cerebral puede llegar a causar daño cerebral grave o la muerte.

La hipertensión es una afección que puede provocar enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular, insuficiencia renal y otros problemas de salud. Aproximadamente 1 de cada 3 adultos en los Estados Unidos tiene hipertensión, según datos de los Institutos Nacionales de Salud.

La presión arterial se puede reducir reduciendo el sodio en la dieta. La OMS recomienda que los adultos consuman menos de 2,000 mg de sodio al día. La Asociación Estadounidense del Corazón recomienda a las personas presión arterial alta un límite ideal de no más de 1,500 mg de sodio al día. Una cucharadita de sal equivale a 2,300 mg de sodio.

Te puede interesar:
6 mentiras sobre la sal que debes dejar de creer
Sal yodada, la mejor opción según la OMS
5 alimentos que te ayudan a mantener el cerebro más agudo