Las vacunas deben ser propiedad de la humanidad, no con fines monopolísticos

Solo se ha proporcionado una pequeña fracción de las vacunas a los países capitalistas menos desarrollados de África, Oriente Medio, América Latina y Asia, a menudo a precios exorbitantes

En Estados Unidos ya se está aplicando la tercera dosis de covid.
En Estados Unidos ya se está aplicando la tercera dosis de covid.
Foto: André Coelho / EFE

Los gobernantes estadounidenses y su gobierno deberían verse obligados a expandir rápidamente la producción y distribución de suficientes vacunas para inmunizar a miles de millones de trabajadores en todo el mundo contra el covid-19. Deben abolirse los derechos de “propiedad intelectual”. Las vacunas se pagaron con dólares de los impuestos estadounidenses, las fórmulas deberían estar disponibles gratuitamente como lo hizo Jonas Salk con la vacuna contra la polio en 1953.

Moderna, Pfizer y otras compañías farmacéuticas con fines de lucro recibieron dádivas gigantescas y ventas garantizadas por Washington, mientras se apresuraban a capturar los mercados de vacunas. Su propiedad de las patentes de vacunas ha garantizado su monopolio y ha bloqueado la fabricación y distribución urgente de medicamentos asequibles o gratuitos en todo el mundo.

Solo se ha proporcionado una pequeña fracción de las vacunas a los países capitalistas menos desarrollados de África, Oriente Medio, América Latina y Asia, a menudo a precios exorbitantes. De los 200 gobiernos que iniciaron programas de vacunación antes del 25 de octubre, los siete más lentos han vacunado solo al 1% de la población. Cinco de estos países se encuentran en África. Los otros dos son Haití y el Yemen devastado por la guerra. Solo el 3% de AFRICA ESTÁ VACUNADO.

Moderna, por ejemplo, recibió subvenciones federales de $2.5 mil millones para todo, desde el desarrollo hasta los ensayos clínicos. El gobierno de EE. UU. Preordenó $1.5 mil millones de sus disparos, lo que garantiza a los propietarios de las empresas un mercado garantizado.

Al concentrar sus suministros casi exclusivamente en países capitalistas avanzados y defender su monopolio de patentes frente a sus competidores, Moderna está cosechando miles de millones. Espera ingresos de $20,000 millones este año, lo que convierte a su vacuna en uno de los productos médicos más lucrativos de la historia.

Moderna y fabricantes rivales como Pfizer están usando su monopolio para cobrar tarifas premium a países del mundo semicolonial, donde el costo del medicamento está fuera del alcance de millones. Moderna está vendiendo una oferta limitada a una tasa superior a los países menos industrializados. Cobró a los gobiernos de Botswana, Tailandia y Colombia casi el doble del precio estadounidense. La Organización Mundial de la Salud ha denunciado enérgicamente esta táctica de la “propiedad intelectual”. En vano, ya que las grandes farmacéuticas dirigen el espectáculo y compran a los políticos, al igual que la industria de la salud con fines de lucro.

El Dr. Tom Frieden, ex director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, admitió que estas empresas “se comportan como si no tuvieran absolutamente ninguna responsabilidad más allá de maximizar el retorno de la inversión”. De hecho, como todos los capitalistas, actúan bajo su “responsabilidad” de promover sus intereses a expensas de los trabajadores.

Nuestros sindicatos deben enfocarse en vacunar a todos nuestros miembros, exponiendo la naturaleza reaccionaria de los anti-ciencia anti-vacunas, policías, evangélicos. Los mandatos para los trabajadores de la salud, los maestros, los trabajadores esenciales, los servicios de alimentos, la policía y los bomberos son parte de que alcancemos la “inmunidad colectiva”, que debe ser del 90% o más.

Como ex maestra, sé que TODOS TENEMOS QUE OBTENER 10-12 VACUNAS ANTES DE ENTRAR A LA ESCUELA PÚBLICA, los maestros tienen que hacerse las pruebas de tuberculosis antes de ingresar a cualquier salón de clases, entonces, ¿qué hay de malo en estos mandatos?

Los funcionarios de la OMS dijeron que solo se había enviado el 15% de las vacunas prometidas para su entrega al mundo semicolonial. África, con el 17% de la población del planeta, tiene menos del 1% de la capacidad mundial de fabricación de vacunas.

En qué se diferencia el esfuerzo de Cuba Vaccine

Cuba es el primer país latinoamericano que ha desarrollado y producido no solo una, sino tres vacunas covid. Uno se exporta a Vietnam y Venezuela mientras que otro se fabrica en Irán.

En Cuba no existe un movimiento antivacunas. La gente quiere la vacuna. Entienden la ciencia y tienen confianza en el gobierno cubano y en las instituciones bioquímicas cubanas. Alrededor del 99% de la población de Cuba, hasta los 2 años de edad, recibió la primera vacuna a partir del 14 de octubre. La Habana planea vacunar a toda la población para fin de año. Es totalmente gratis.

El retraso en su esfuerzo de vacunación se debió al embargo estadounidense de las materias primas, jeringas y viales necesarios que Estados Unidos bloqueó. El embargo estadounidense es responsable de la muerte de cerca de 10.000 cubanos. ¿No es esta razón suficiente para poner fin al embargo de 60 años y las 243 sanciones impuestas por Trump y mantenidas por Biden (rompiendo una de sus muchas promesas de campaña para poner fin al bloqueo)?

(*) Mark.Friedman@randomlengthsnews.com es reportero de Trabajo / Salud / Medio Ambiente / Ciencia y Educación