Comprar un cargador doméstico para tu auto eléctrico: qué considerar antes de hacerlo

Cuando se elige un cargador doméstico para un vehículo eléctrico es importante considerar ciertos factores para garantizar la inversión en este tipo de tecnología

Los cargadores domésticos para vehículos eléctricos suelen diferir entre sí debido a varios factores.
Los cargadores domésticos para vehículos eléctricos suelen diferir entre sí debido a varios factores.
Foto: Hookyung Lee / Pixabay

La carga doméstica se ha convertido en la opción más necesaria para los propietarios de vehículos eléctricos, una población que crece a diario en el país, gracias las distintas opciones que han derivado de la profunda transformación que se ha estado gestando en la industria. Este tipo de carga —que difiere de la opción rápida que ofrecen las estaciones públicas— se considera lenta y, casi en su totalidad, se ubica en el nivel 1. La lentitud se debe al voltaje que, según CleanTechnica es muy poco ya que “los modelos EV nuevos vienen equipados con un cargador de nivel 1, que se puede conectar a cualquier tomacorriente de pared estándar de 120V. Esta opción agrega de 2 a 5 millas de alcance por hora en promedio [de carga]…”.

En ese sentido, el poco voltaje se traduce en poca autonomía y en mucho más tiempo de conexión al punto de carga. De esa necesidad por ofrecer mayor rango de alcance en el menor tiempo posible surge la carga de nivel 2, la cual representa la opción más sensata para mantener este tipo de vehículos en casa. Su voltaje se ubica entre los 208 y los 240 V, lo cual se traduce un rango de alcance de 15 a 30 millas por hora de carga. A pesar de esta ventaja, CleanTechnica también sugiere algunos factores a considerar antes de comprar un cargador de nivel 2 para el hogar:

1. Ubicación: el lugar donde va a ser instalado es importante. Normalmente no hay problema si se instala en interiores, pero el exterior puede ser problemático si el cargador no es lo suficientemente resistente a las adversidades del clima.

2. Sincronización: es importante considerar si el cargador ofrece opciones inteligentes para mantenerse conectado a través del teléfono u otros dispositivos. De ese modo, se tiene acceso al historial, se puede tener una mejor idea del tiempo de carga y se controla toda la información necesaria para mejorar el desempeño del vehículo.

3. Costo: al igual que el vehículo eléctrico, las estaciones de carga doméstica pueden llegar a ser costosas no solo por su precio inicial, sino también por otros gastos asociados a la instalación y el mantenimiento. En ese sentido, deben verse como una inversión a largo plazo que facilita el uso de este tipo de tecnología en todo momento y cuyos beneficios terminan reflejándose conforme pasa el tiempo.

También te puede interesar: Los autos eléctricos que califican para el crédito fiscal propuesto por el presidente Biden