Una madre latina de Pennsylvania se reúne al fin con su familia tras más de 7 meses con Covid-19

Feliz Thanksgiving: Marissa Fuentes logró reunirse con su familia y su bebé tras una batalla de más de 7 meses con complicaciones derivadas de contraer Covid-19

Marissa estuvo más de 7 meses sin poder reunirse con su bebé y su familia.
Marissa estuvo más de 7 meses sin poder reunirse con su bebé y su familia.
Foto: Archivo / Shutterstock

En pleno Thanksgiving y rodeada de aplausos, Marissa Fuentes, una madre latina residente en Wynnewood, Pennsylvania, salió del hospital tras una ardua batalla contra Covid-19 que la mantuvo varios meses en un hospital de Filadelfia.

La familia Fuentes había estado esperando este día durante siete meses y medio.

En abril, Marissa Fuentes contrajo Covid-19. Y tuvo que someterse a una cesárea de emergencia para su hijo, Enzo, que nació a las 32 semanas, y que también puede decirse que es un bebé “milagro”, según ABC 7.

Fuentes luego contrajo una neumonía severa, tuvo insuficiencia pulmonar y fue puesta en una máquina de pulmón artificial durante cinco meses y medio, que esencialmente actúa como el corazón y los pulmones de un paciente.

Entonces, llegar al momento en que salió de rehabilitación ha sido otro gran milagro: Marisa Fuentes pudo reunirse con su hijo Enzo y con su familia, justamente en Thanksgiving.

“No solo estoy agradecida por mis hijos y mi esposo todos los días, sino especialmente hoy por estar con ellos”, dijo Fuentes.

Fuentes recibió atención de hospitales en el área de Pennsylvania. Cuando llegó al último escalón de su recuperación en el Bryn Mawr Rehab Hospital, ver a sus hijos nuevamente fue su prioridad número uno.

“Le dije a Bryn Mawr Rehab que estaba muy decidida a llegar a casa para los feriados, así que lo hicieron posible y me presionaron todos los días para que pudiera fortalecerme y llegar a casa a tiempo para el Día de Acción de Gracias”, dijo Fuentes.

Mientras tanto, el esposo de Fuentes, Adrián, tuvo que mantener el fuerte en casa mientras su esposa luchaba por su vida.

“Es surrealista. Durante siete meses y cinco días, solo estuvimos aquí los niños y yo”, dijo Adrián Fuentes. “Y era una sensación de soledad todos los días. Era horrible volver a casa todos los días y no tener a (Marissa) aquí”.

Y este Thanksgiving Day también es muy especial para la familia Fuentes, ya que es el primero del pequeño Enzo.

“Vivir la mejor vida con mis hijos, estar en casa con ellos significa mucho”, dijo Fuentes.

Marissa Fuentes todavía está con oxígeno y tiene ante sí un largo camino hacia la recuperación, pero que está feliz de tener a su familia a su lado.