Huelga en Kellogg’s: Biden se opone firmemente al reemplazo de los trabajadores en protesta

El presidente Joe Biden dijo que el reemplazo de trabajadores por parte de Kellogg’s es un "ataque a los sindicatos" y que apoyaría una legislación que prohibiría la práctica de contratar reemplazos permanentes para los trabajadores en huelga

Los trabajadores de Kellogg's se encuentran en huelga desde el 5 de octubre.
Los trabajadores de Kellogg's se encuentran en huelga desde el 5 de octubre.
Foto: Rey Del Rio / Getty Images

Después de que el sindicato de Bakery, Confectionery, Tobacco Workers y Grain Millers International rechazara su último acuerdo con Kellogg’s, la compañía emitió un comunicado diciendo que no tenía más remedio que contratar trabajadores de reemplazo permanente.

En respuesta, el presidente Joe Biden emitió un posicionamiento mostrando su insatisfacción y desacuerdo con la decisión de Kellogg’s de que se reemplazará a los trabajadores de la compañia.

“Me he opuesto durante mucho tiempo a los reemplazos permanentes apoyo firmemente la legislación que prohibiría esa práctica”, dijo Joe Biden. Por medio de un post en su perfil oficial de Twitter, el mandatario compartió que apoyaba a los sindicatos y la negociación colectiva.

“Estoy profundamente preocupado por los informes sobre los planes de Kellogg para reemplazar permanentemente a los trabajadores en huelga. Reemplazar permanentemente a los trabajadores en huelga es un ataque existencial al sindicato y a los trabajos y medios de vida de sus miembros”, dijo en la publicación.

El presidente añadió que los sindicatos construyeron la clase media de Estados Unidos. “Mi apoyo inquebrantable a los sindicatos incluye el apoyo a la negociación colectiva, y defenderé agresivamente a ambos”, dijo Biden.

Además, añadió que el reemplazo de trabajadores es un “ataque a los sindicatos” y que apoyaría una legislación que prohibiría la práctica de contratar reemplazos permanentes para los trabajadores en huelga.

A principios de esta semana, los trabajadores de Kellogg’s rechazaron un acuerdo de cinco años que ofrecía aumentos del 3% y ajustes del costo de la vida.

El acuerdo no solucionaba los problemas creados por el sistema salarial de dos niveles que permite a la empresa ofrecer salarios menores y menores beneficios a quienes son contratados de manera reciente, un nivel que actualmente se aplica a cerca del 30% de los empleados de las plantas de cereales.

Ante la postura de los trabajadores, Chris Hood, presidente de Kellogg’s North America, dejó en claro de forma pública que la compañía debe seguir adelante y cumplir con la demanda de los consumidores.

“Aunque no es el resultado que esperábamos, debemos tomar las medidas necesarias para garantizar la continuidad del negocio. Tenemos la obligación con nuestros clientes y consumidores de continuar  brindando los cereales que conocen y aman”, dijo.

Kellogg’s lleva más de un año negándose a cumplir las exigencias de los trabajadores, y los trabajadores de cuatro plantas de Michigan, Nebraska, Pensilvania y Tennessee están en huelga desde el 5 de octubre.

También te puede interesar: Crecen los llamados al boicot de productos de Kellogg’s en apoyo a los trabajadores en huelga