Angelinos le dan el último adiós a Valentina Orellana Peralta

Los padres despiden a su hija con la promesa que no descansarán hasta que se haga justicia

Los padres le dan el último adiós a su hija Valentina. (Jacqueline García/La Opinión)
Los padres le dan el último adiós a su hija Valentina. (Jacqueline García/La Opinión)
Foto: (Jacqueline García/La Opinión) / Impremedia

El lunes frente al ataúd de Valentina Orellana Peralta, su madre Soledad Peralta recordó muchos de los sueños que la jovencita tenía antes de que su vida fuera truncada por la bala perdida de un agente de la policía de Los Ángeles (LAPD).

Peralta describió a su hija como una niña genio y muy inteligente, quien tenía planeado estudiar robótica y construir un robot para que le ayudara a los quehaceres.

“Mi hija era un ángel…, y vino [a este mundo] para traer un mensaje de paz y amor para que todos seamos uno”, dijo la madre evitando las lágrimas.

Viendo el ataúd de su hija, Juan Pablo Orellana recordó que uno de los sueños más grandes de su hija era ser ciudadana americana como su hermana mayor.

Valentina y su madre emigraron de su natal Santiago, Chile a Estados Unidos hace poco más de seis meses huyendo de la violencia de su país. Para el principio de este año el padre tenía planeado dejar Chile para siempre y mudarse con ellas.

“[Valentina] siempre nos señaló que este país era el más seguro del mundo. Lamentablemente se equivocó”, explicó. “Solamente vino a este país a encontrar su muerte”.

Con un mensaje claro durante el servicio fúnebre, el padre aseguró que no descansará hasta que haya justicia por la muerte de su hija.

“No lo superaremos nunca”, siguió. “Nos han destruido como familia y como padres deseamos de todo corazón que ningún padre ni madre en el mundo viva esta tristeza que durará toda nuestra vida”.

Valentina, de 14 años, falleció el 23 de diciembre del 2021 cuando estaba dentro de un vestidor con su madre en una tienda de ropa Burlington Coat Factory en North Hollywood. Minutos antes clientes y empleados de la tienda llamaron al 911 reportando a un sospechoso que estaba agrediendo a clientes.

Al llegar a la tienda los agentes del LAPD encontraron al sospechoso en calzoncillos, con una cadena en la mano y vieron a una mujer ensangrentada de la cabeza. Al ponerla a salvo, uno de los agentes disparó tres veces  a la dirección del sospechoso identificado como Daniel Elena López de 24 años.

A photo of 14-year old Valentina Orellana-Peralta, who was killed by a stray police bullet last week while shopping at a clothing store, is seen at a press conference outside Los Angeles Police Department headquarters in Los Angeles, California, December 28, 2021. (Photo by Robyn Beck / AFP) (Photo by ROBYN BECK/AFP via Getty Images)
El cuerpo de Valentina Orellana-Peralta será sepultado en los Estados Unidos.

Una bala lo alcanzó y otra bala atravesó una pared. Al otro lado se encontraban Valentina y su madre abrazadas. Su madre recordó cómo su hija comenzó a convulsionar y en cuestión de segundos dejó de respirar.

Cumpliendo el sueño a medias

Durante su servicio fúnebre que fue llevado a cabo en la ciudad de Gardena, los padres de Valentina dijeron que la adolescente era una persona destacada en temas de justicia civil y defensora de los animales, principalmente los cachorros abandonados en las calles.

Para el asombro de muchos, Valentina estaba aprendiendo inglés a nivel récord.

“Ya había enfrentado la barrera del lenguaje lo cual a nosotros como padres nos hacía sentir muy orgullosos y contentos. Este semestre había aprobado todas sus asignaturas del noveno grado lo cual tenía muy orgullosos a sus maestros”, contó el padre.

El patriarca de la familia añadió que ya tenían planeado ir a un juego de los Lakers cuando él llegara de Chile, pero el tiempo no les alcanzó.

Para ayudarlos a cumplir en alguna forma el sueño de Valentina, el equipo angelino de baloncesto invitó a la familia a comer y a ver un partido hace unos días.

“Llevé su foto, la puse en la mesa donde comimos y donde fue el partido. Sentí que estuvo con nosotros”, contó el padre.

Durante el servicio fúnebre, la madre aseguró que no iba a llorar porque, como una sobrina le dijo, “se le van a mojar las alitas a Valentina y no va a poder volar [al cielo]”.

En un momento, la madre le pidió fuerzas a su hija que yacía en el ataúd abierto.

“Hija mía, te amaremos por siempre”, expresó la madre. “Se que ganaremos esta lucha y solo viviremos un poco más tranquilos sabiendo que tu muerte no fue en vano”.

Justicia policíaca

El reverendo Al Sharpton, activista pro derechos civiles, fue el encargado del mensaje principal en el funeral. Contó que poco antes de viajar a Los Ángeles para atender al servicio fúnebre de la joven, fue notificado que el agente del LAPD que le disparó a Valentina es de raza negra.

Sharpton, quien es afroamericano, dijo que quería aclarar que las circunstancias de nacionalidad y raza son importantes, pero no solo se pelea por la raza de uno sino por la de todos.

“Ya sea que seas del Sur Centro, de Harlem (NY) o de Chile, lo correcto es lo correcto…, y si llamamos por justicia por algunos, debemos llamar por justicia por todos”, recalcó el también fundador y presidente del National Action Network.

Añadió que el hecho de que el oficial que disparó sea negro no significa que no se vaya a buscar una investigación de primera, y que deje que la evidencia conduzca a que el responsable enfrente a la ley.

“Si fuera blanco, habríamos venido. Venimos porque es negro, porque no buscamos ser abusados por nadie bajo ninguna circunstancia. La justicia debe ser justicia sin importar quién sea y quién esté involucrado”, dijo Sharpton.

“No me voy a sentir mejor si un oficial negro me dispara. Quiero tratar la cuestión de cómo se hace el trabajo policial hoy en día”.

Después del funeral, los activistas contra la brutalidad policíaca llegaron en caravana a la oficina del Fiscal General, Rob Bonta, en el centro de Los Ángeles; el objetivo era pedir que haga una investigación independiente justa por Valentina.

La semana pasada, el alcalde de Los Ángeles Eric Garcetti, dijo que la ciudad revisará “integralmente” todo, desde el entrenamiento, tácticas y hasta las políticas en su investigación.

Adicionalmente, el viernes tres concejales del ayuntamiento de Los Ángeles presentaron una moción destinada a garantizar la transparencia pública durante la investigación.