Sesgo racial y vigilancia masiva contra minorías en California

Un informe estatal encuentra contenido perturbador del comportamiento de policías y alguaciles

Agentes del LAPD en patrullaje por la zona del proyecto de vivienda pública Ramona Gardens.
Agentes del LAPD en patrullaje por la zona del proyecto de vivienda pública Ramona Gardens.
Foto: Jorge Macías / Impremedia

Un informe reciente del auditor interino del estado de California, Michael S. Tilden revela que, aunque no encontró a oficiales del orden afiliados a grupos de odio, afirma que los departamentos de policía o del alguacil encargados de hacer cumplir la ley no se han protegido adecuadamente en contra de la conducta sesgada o aplicación del perfil racial.

Los resultados de la auditoria en cinco departamentos policiales en todo el estado, incluyen a los Departamentos de Policía de San Bernardino (SBPD), San José, Stocktton, el Departamento del Alguacil del condado de Los Ángeles (LASD) y del Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California (CDCR). fueron enviados a la oficina del gobernador Gavin Newsom.

“Nuestra auditoría de cinco departamentos de aplicación de la ley en todo el estado descubrió las acciones de algunos oficiales en cada departamento que se involucraron en una conducta sesgada, ya sea durante sus interacciones en servicio con personas o en línea a través de sus publicaciones en las redes sociales”, señala el documento de 124 páginas.

Agrega que, aunque no encontraron oficiales que fueran miembros de grupos de odio, “algunos hicieron declaraciones indicando que apoyan a grupos problemáticos”.

En el reporte incluyeron algunos contenidos perturbadores, porque creyeron que es importante reflejar con precisión la naturaleza de la conducta observada.

La comunidad afroamericana ha sido también victimizada por la aplicación de conductas raciales de elementos del orden.

Mujer latina fue golpeada

En un ejemplo evidente, los auditores estatales detallaron que la policía de San Bernardino no consideró la posible influencia del prejuicio a pesar de las indicaciones de que pudo haber estado presente cuando dos oficiales usaron la fuerza para detener a una mujer latina cuyo familiar había estado involucrado en un accidente de tráfico.

La ley estatal prohíbe específicamente que los agentes del orden utilicen la identidad racial y étnica al decidir si detener o registrar a una persona.

La mujer solo hablaba español mientras que los oficiales solo hablaban inglés. Más tarde, un oficial escribió en un informe que creía que la mujer estaba “intentando ocultar evidencia”.

Posteriormente, el SBPD dio a conocer que los oficiales no tenían forma de saber si se habían comunicado correctamente con la mujer.

“Los oficiales parecían frustrados con la mujer por una pequeña razón”, dice la auditoría. “Cuando un familiar indicó que la mujer no quería proporcionar su identificación, los oficiales inmediatamente esposaron a la mujer, durante lo cual su rostro golpeó un poste causándole una lesión. El departamento encontró que este uso de la fuerza no era apropiado”.

En cuanto al Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California, la auditoria señala el caso de un oficial que filmó a reos afroamericanos y narró en el video “Black Lives Matter” . Después de una investigación, dijo que había sido sarcástico respecto a sus pantalones caídos.

En un video separado, cuando estaba fuera de servicio usó el insulto étnico “ni$#er” varias veces mientras repetía la letra de la canción, y en tono sarcástico dijo que era “Para George Floyd”. El agente recibió una reducción temporal de su salario.

Otro agente reconoció que bromeó con haber efectuado descargas eléctricas contra jóvenes reos afroamericanos, y acerca de la sandía y el pollo, tratando de decir que eso es lo que comen ellos.

Como resultado de una investigación profunda que involucró el hostigamiento a otros, basado en sus características y por haber mentido a investigadores del CDCR, el oficial recibió una suspensión sin pago y se le requirió tomar un entrenamiento.

Supremacía blanca e ideología racista

Hamid Khan, un organizador de Stop LAPD Spying Coalition (Coalición Alto al Espionaje del LAPD) dijo a La Opinión que el reporte del auditor interino de California, Michael S. Tilden “no es una sorpresa”.

“Las instituciones policiales han sido creadas para ser tendenciosas porque su base ideológica es racista y de control supremacista blanco”, dijo Khan, quien por más de tres décadas ha propugnado para desmantelar los programas de vigilancia, espionaje e infiltración policial en las comunidades.

Khan, oriundo de Pakistán, dijo que tanto el LAPD como el Departamento del Alguacil del condado de Los Ángeles, (LASD) y diversas entidades policiacas de San Bernardino y del sur de California se conducen cada vez más por la aplicación del perfil racial contra las minorías.

“En el LAPD ha habido más de 6,000 reportes y ninguna queja fue sostenida”, dijo Hamid Khan.

En 2019, la cantidad de agentes del Departamento de Policía de Los Ángeles acusados ​​de mala conducta aumentó, aunque menos oficiales fueron declarados culpables de violaciones de la política o fueron castigados, según un informe de la Oficina de Estándares Profesionales del LAPD.

Dicho reporte señala que se presentaron 3,763 denuncias contra oficiales ese año, en comparación con 3,567 de 2018 y 3,217 de 2017. La cantidad de denuncias y la cantidad de investigaciones completadas no siempre coinciden porque los casos abiertos a veces son resueltos hasta el año siguiente.

En la categoría de policía sesgada, que rastrea la mala conducta que incluye denuncias de discriminación racial, el LADP encontró que ninguna de las 734 denuncias presentadas en 2019 era válida. El LAPD consideró inválidas 494 denuncias similares en 2018 y 514 presentadas en 2017.

Se encienden las alarmas

Sin embargo, en el mes de abril de este año, el LAPD fue incapaz de sancionar a un detective fuera de servicio que no denunció la mala conducta de oficiales desconocidos que le mostraron materiales que contenían comentarios étnicos ofensivos.

Además, un policía fue sorprendido de conducta impropia cuando, al estar fuera de servicio, publicó material inapropiado en su cuenta personal de Facebook, en dos ocasiones distintas.

Otra alegación del reporte de abril corresponde a un oficial en servicio que renunció por haber descargado su arma de forma negligente; otro se retiró, después de distribuir material “descortés” en una cuenta de Instagram, y uno más fue terminado por conducta criminal impropia, ya que al estar fuera de servicio puso su pistola en el rostro de un denunciante, lo empujó al piso, le causó una lesión y lo amenazó de muerte.

“A lo largo de la historia hemos expuesto la conducta sesgada de policías y alguaciles contra la gente inmigrante, indígenas, musulmanes, afroamericanos, asiáticos, latinos”, dijo Hamid Khan. “Esto debería ser alarmante, porque su fundación está basada en ser instituciones de una ideología de control de las comunidades y de supremacía blanca”.

En el Departamento del Alguacil del condado de Los Ángeles, la rendición de cuentas ha permitido que un total de 949 miembros del personal hayan sido disciplinados, 132 despedidos en 2021 por delitos que incluyen el consumo de alcohol, declaraciones falsas, conducta sexual inapropiada, violencia doméstica y uso excesivo de la fuerza.

El jefe del LASD, Alex Villanueva ordenó un cambio organizacional en las investigaciones administrativas que permite una investigación administrativa y penal concurrente para casos específicos para acelerar las investigaciones.

Actualmente, hay un caso de 2016, otro de 2017, dos de 2018, 12 de 2019 (incluido el caso de Ryan Twyman), 19 de 2020 y ocho casos de tiroteos relacionados con agentes en la Oficina del Fiscal de Distrito de Los Ángeles que aún están pendientes. Villanueva ha expresado su frustración y dijo que tales investigaciones deberían tomar 90 días y no seis años.


Aplastar a un movimiento de activistas

Alex Hernández, miembro del Revolution Club recuerda que el fiscal de Los Angeles Mike Feuer y el LAPD quisieron “aplastar” sus protestas

Alex Hernández recuerda que, la conducta sesgada de la policía y quizás el color de la piel jugó un papel primordial en las acusaciones de terrorismo que el fiscal de la ciudad Mike Feuer -ahora candidato a la alcaldía de Los Ángeles– cuando se manifestaron contra el expresidente Donald Trump en la autopista 101.

Hernández, su hermana Michelle Xai y otros jóvenes de los llamados grupos #Freeway9 y #UCLA5 y que eran parte de la organización Refuse Fascism y del Revolution Club de Los Ángeles, enfrentaron dos juicios nulos, después que un agente de policía del LAPD se infiltró en su grupo para conocer sus actividades.

“Ese caso es parte de la conducta de la policía en contra de quienes piensan diferente y creen que todos conspiran contra ellos”, dijo el joven hispano. “Ellos querían conocer quiénes eran los lideres y por eso presentaron cargos serios de conspiración [criminal]”.

La operación del espionaje por la Sección de Inteligencia Antiterrorista del LAPD en el interior de la Echo Park United Methodist Church fue descubierta durante los dos juicios.

En aquellas protestas de noviembre 2017, ocho activistas fueron arrestados por bloquear el tráfico en la autopista 101. Una novena persona, Michelle Xai, también fue detenida, a pesar de que no estuvo en el lugar de la protesta.

“El fiscal [Mike Fuer] quería culparnos a como diera lugar con un tercer juicio”, recordó Alex Hernández.

“Obvio, ella es una mujer de color; por eso la arrestaron”, dijo Hernández. “Lo que la policía y el fiscal de la ciudad [Mike Feuer] querían era aplastar el movimiento contra el fascismo que denunciábamos; para eso trabajaban juntos”.

Otros acusados ​​fueron arrestados meses después por protestar abiertamente dentro y fuera de una reunión en UCLA en la que participó el exsecretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en junio de 2018.