La sorprendente exhibición de la columna vertebral de un presidente de Estados Unidos

Parece sorprendente, pero varias parte de los cuerpos de presidentes de Estados Unido se encuentran en museos, uno de ellos James Garfield, de quien su columna vertebral es una curiosidad médica.

Garfield sucumbió a las complicaciones de sus heridas 80 días después de recibir el disparo.
Garfield sucumbió a las complicaciones de sus heridas 80 días después de recibir el disparo.
Foto: MARTIN BUREAU / AFP / Getty Images

El 21 de mayo de 2000, los huesos de la columna vertebral del presidente James Garfield se exhibieron por último día en el Museo Nacional de Salud y Medicina en Washington, DC. La exhibición presentó rarezas médicas de los archivos del museo.

La revista médica británica The Lancet publicó una historia sobre la exhibición en mayo de 2000. Entre muchas otras curiosidades médicas, la exhibición presentaba la columna vertebral del presidente Garfield que mostraba exactamente por dónde había pasado una de cada dos balas del asesino el 2 de julio de 1881. La primera bala rozó el brazo de Garfield, la segunda bala se alojó debajo de su páncreas.

Alexander Graham Bell, uno de los médicos de Garfield en ese momento, intentó usar una versión anterior de un detector de metales para encontrar la segunda bala, pero falló.

Los relatos históricos varían ligeramente en cuanto a la causa exacta de la muerte de Garfield. Es posible que los médicos le hayan administrado tratamientos que aceleraron su muerte, incluida la administración de quinina, morfina, brandy y calomelano; también fue alimentado a través del recto. 

Otros insisten en que Garfield murió de un caso ya avanzado de enfermedad cardíaca que exacerbó el trauma del tiroteo. Los informes de la autopsia describieron cómo la presión de la herida pancreática enconada creó un aneurisma fatal. 

Independientemente, Garfield sucumbió a las complicaciones de sus heridas 80 días después de recibir el disparo.

La columna vertebral de Garfield no es la única parte del cuerpo presidencial que ha sido objeto de interés en el Museo Nacional de Salud y Medicina. El museo también posee algunos de los fragmentos del cráneo de Lincoln y los cálculos biliares del presidente Eisenhower

Un museo en Filadelfia, Pensilvania, conserva un tumor extirpado del presidente Grover Cleveland. El cerebro de John F. Kennedy, que se extrajo durante su autopsia después de su asesinato en 1963, desapareció y nunca se ha encontrado.

Seguir leyendo: