Autoridades buscan evitar muertes causadas por conductores en estado inconveniente

En los pasados días, un joven muere a causa de un accidente, mientras un niño habla a las autoridades reportando a su padre por manejar bajo la influencia del alcohol

La Patrulla de Caminos realiza un retén para asegurarse que los conductores no manejen alcoholizados.
La Patrulla de Caminos realiza un retén para asegurarse que los conductores no manejen alcoholizados.
Foto: CHP_HQ / Cortesía

Autoridades policiales del sur de California y la Patrulla de Carreteras (CHP) continúan aplicando el periodo de máxima vigilancia en calles y carreteras del estado para atrapar a conductores ebrios o que manejen bajo la influencia del alcohol o drogas, a fin de evitar tragedias como el mortal choque múltiple ocurrido en Northridge, al norte de Los Ángeles, donde un joven latino perdió la vida.

“Siempre hemos dicho, no se debe conducir ebrio ni siquiera un poquito”, dijo el oficial Jader Cháves, portavoz del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), a La Opinión. “Si toma bebidas alcohólicas o se pone bajo la influencia, hay muchas maneras de que usted pueda llegar a casa: que lo lleve alguien que no ha bebido, o use el teléfono para pedir ayuda”.

Aunque el LAPD no efectuó retenes de tráfico durante el feriado de Acción de Gracias, es sabido que las ubicaciones de estos puntos de control se eligen en función de un historial de choques y arrestos de personas por manejar bajo la influencia del alcohol o drogas  (DUI).

De acuerdo con el médico forense del condado de Los Ángeles, Alejandro Campos, de 20 años fue la única víctima mortal de la colisión ocurrida entre tres vehículos la semana pasada.

Según el reporte inicial y los resultados de la autopsia conducida por el examinador médico adjunto, el joven latino falleció como consecuencia de lesiones traumáticas contundentes. Otras seis personas resultaron heridas.

El encontronazo automovilístico fue reportado a las 7:42 de la noche del 19 de noviembre. Ocurrió en la intersección de la avenida Corbin y el bulevar Roscoe, en Northridge.

En el accidente, un automóvil se volcó, dijo Mike López, portavoz del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD).

La investigación preliminar indica que el aparatoso choque multivehicular fue resultado de manejar bajo la influencia del alcohol o drogas.

42 fallecimientos en 2021

En el feriado de Acción de Gracias, numerosos agentes del CHP patrullan las calles y autopistas en busca de choferes ebrios y bajo los efectos de las drogas.

Sus esfuerzos iniciaron el viernes y la máxima vigilancia concluiría a la medianoche del domingo.

“Como en todas las temporadas festivas, CHP se mantiene trabajando para mantener seguros a los automovilistas”, comentó Amanda Rey, comisionada del CHP. “Nuestros oficiales han estado patrullando [las autopistas] para aplicar medidas de cumplimiento, según sea necesario y brindar asistencia a los automovilistas que se quedaron varados o necesitaban ayuda en las carreteas”.

En 2021, durante la campaña de aplicación máxima de la ley en el feriado del Día de Acción de Gracias, autoridades del CHP arrestaron a 1,033 personas en todo el estado bajo sospecha de conducir bajo la influencia, en comparación con 868 arrestos durante el mismo período de 2020. Fue un 19% de aumento.

Del mismo modo en el 2021, un total de 42 personas fallecieron en colisiones y otros incidentes en las carreteras y autopistas bajo la jurisdicción de la Patrulla de Caminos de California. Entre los decesos se incluyeron 16 peatones y un ciclista que murieron atropellados.

Niño denuncia a su padre ebrio

Un niño llamando Ayden, de 12 años llamó asustado al 911 después de que su padre se lo llevó sin previo aviso a su madre y supuestamente trató de conducir ebrio de Los Ángeles a Las Vegas.

“Necesito ayuda. Mi papá está tratando de llevarme a Las Vegas. Está actuando de manera extraña”, se escucha que él les dice a los despachadores durante la llamada telefónica, según lo reportó la cadena de noticias ABC 7.

El menor fue rescatado cuando su padre llegó al Inland Empire, en el área de Baseline Road junto a la autopista 15. Supuestamente el progenitor estaba ebrio y en el día del cumpleaños del niño lo llevaría inicialmente al parque.

En este incidente ocurrió el 26 de octubre, el pequeño fue capaz de describir el automóvil en que viajaba, aunque le faltó decir una letra de la placa del carro, lo que dificultó inicialmente que los despachadores del 911 pudieran localizar el automóvil.

Este caso fue hecho público para concientizar a las personas sobre las consecuencias de manejar un auto en estado inconveniente.

En la ciudad de Torrance, una ciudad metropolitana de Los Ángeles, el sargento Chad Farley informó a La Opinión que se efectuaron tres arrestos de conductores intoxicados, incluyendo uno que se involucró en un choque.

“Hay quienes todavía piensan que no van a causar ningún problema si toman y manejan”, dijo Farley. “Creo también que a muchos ni siquiera les importa”.

Sin embargo, los patrullajes en esta ciudad de 143 mil habitantes seguirán hasta el martes 28 de noviembre.

La presencia de 10 a 18 oficiales en las calles procede de una subvención de la Oficina de Seguridad del Tráfico de California, a través de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras.

Miles de muertes en Estados Unidos

Y, de acuerdo con Madres en contra de conductores borrachos (MADD), anualmente se producen 338,000 heridos a nivel nacional; 46.3% de las lesiones con consecuencias fatales involucraron a conductores que dieron positivo al uso de drogas; 11,654 personas fallecieron tan solo en 2020 y 4,300 de esas fatalidades involucraron a individuos menores de 21 años.

Para las autoridades, el objetivo principal de los puntos de control no es realizar arrestos, sino promover la seguridad pública al disuadir a los conductores de conducir bajo los efectos del alcohol.

“Habría que pensar que no solo usted pude resultar afectado por esa decisión (manejar en estado inconveniente)”, dijo Cháves. “Puede que mate a alguien o quizás usted mismo muera”.

Durante las redadas, los oficiales buscan señales de los conductores que están bajo la influencia del alcohol y/o las drogas y manejan de forma errática; al mismo tiempo, las autoridades buscan mantener la seguridad del público.

Sin embargo, conducir inapropiadamente no es solo por causa del alcohol. Algunos medicamentos recetados o de venta libre pueden interferir con la conducción y causarle efectos.

La policía recomienda a los californianos que sigan siempre las instrucciones de uso y lea las etiquetas de advertencia sobre la conducción o el “uso de maquinaria pesada”, lo que incluye conducir un automóvil. Si bien la marihuana medicinal y recreativa es legal, conducir bajo la influencia de la marihuana es ilegal.

Por ello, las autoridades recomiendan que si planea beber o tomar medicamentos que puedan afectar su capacidad para conducir de manera segura, es mejor quedarse en casa.

“Le va a salir carísimo si es detenido o arrestado”, dijo el oficial Jader Chaves. “Hay serias consecuencias: si se involucra en un accidente y alguien sale lesionado, la otra persona le puede entablar una demanda; se le puede acusar de daños a terceros; hasta puede perder su trabajo; le va a costar muchas horas en una corte, en vez de estar trabajando, y muchas otras consecuencias”.

De hecho, los automovilistas acusados de DUI enfrentan un promedio de $13,500 en multas y sanciones, así como la suspensión de su licencia.

Lo que usted debe saber:

·      Las leyes de DUI de California prohíben que los automovilistas conduzcan bajo la influencia de drogas o alcohol o con una concentración de alcohol en la sangre (BAC) de .08% o más.

·      Se considera que una persona está “bajo la influencia”, si está sustancialmente afectada por drogas, alcohol o una combinación de ambos.

·      California también tiene leyes similares que prohíben andar en bicicleta y patinetas en estado de ebriedad y bajo la influencia (BUI).

·      California tiene leyes de “tolerancia cero” que prohíben que los conductores menores de edad (menores de 21 años) se pongan al volante con un BAC de .01% o más.

·      En California, un DUI generalmente cuenta como una condena previa de diez años.

·      Una primera condena por DUI en California es un delito menor.