Disparidades de salud

La depresión, el abuso de sustancias como el alcohol y la ansiedad fueron las condiciones de salud mental más comunes detectadas durante el estudio.
Disparidades de salud
Depresión, abuso del alcohol y ansiedad son las condiciones de salud mental más comunes.
Foto: Archivo

SACRAMENTO.- Qué le parecería si cuando está delirando, en medio de una pulmonía y una fiebre alta, alguien le dijera, “!echale ganas! te vas a poner bien. Todo es cuestión de ganas”.

“Una persona con pulmonía no se va a reponer sólo con echarle ganas, y lo mismo pasa con los trastornos de salud mental como la depresión. La gente no se va a recuperar con buen ánimo como los latinos usualmente queremos resolver las enfermedades de salud mental”, dijo el director del Centro para Reducir las Disparidades de Salud de la Universidad de California en Davis, Sergio Aguilar-Gaxiola.

El también médico reveló los resultados de un estudio de la Universidad de California en Davis sobre salud mental entre los latinos que se llevó dos años y fue el resultado de foros comunitarios en 13 ciudades y dos secundarias de California.

La depresión, el abuso de sustancias como el alcohol y la ansiedad fueron las condiciones de salud mental más comunes detectadas durante el estudio.

Los jóvenes en particular enfrentan un número de factores que les provocan estrés y pueden aumentarles el riesgo de ansiedad y depresión y llevarlos al abuso de sustancias y exacerbar sus desordenes de conducta.

“La realidad es que pocos latinos tienen acceso al tratamiento que necesitan para la salud mental; y cada vez será más difícil por los recortes en el presupuesto de California a los condados”, opinó el doctor Aguilar-Gaxiola.

Los participantes en los foros comunitarios realizados a lo largo del estado sostuvieron que las percepciones negativas acerca de la salud mental los previnieron de buscar y recibir el cuidado médico requerido.

Algunos de los sentimientos descritos para no solicitarlos fueron la verguenza, el estigma y los estándares culturales.

“El no encontrar un doctor que entienda la cultura y hable español es otro factor muy grande en contra”, dijo Lali Moheno quien participó en 23 de las juntas comunitarias realizadas para el estudio.

Además los latinos tendemos a decir cuando vemos a alguien deprimido: “Así nació. Así es. Alguien le hizo el mal”, explicó.

Y añadió que ella misma se tuvo que educar sobre el tema. “Nos enfrentamos también con una tremenda falta de recursos por lo que la salud mental es un tema realmente desafiante para los latinos “, expuso.

Algunas de las conclusiones del estudio arrojaron que los latinos quieren que se emplee a las promotoras y promotores como embajadores de salud mental, y que se les ofrezcan retiros de salud para los trabajadores del campo.

Asimismo pidieron que se involucre a las familias y seres queridos en los tratamientos así como a los líderes espirituales e iglesias.

Aguilar-Gaxiola señaló que el tema es de gran importancia en California ya que cerca del 40% de la población es latina y casi 60% de los menores en edad escolar son latinos.

“También debe aumentar la promoción de las medidas preventivas para evitar los problemas de salud mental, y éstas van desde hacer ejercicio, involucrarse en actividades placenteras, reemplazar pensamientos negativos por positivos y desarrollar mejores relaciones interpersonales”, detalló.

Lo diferente y novedoso de este estudio es que por primera vez se tomaron en cuenta la voces comunitarias en el tema de salud mental.

La meta es que los resultados sirvan para crear políticas estatales que ayuden a mejorar la calidad del cuidado de salud mental y la vida de los latinos.