En 4 meses, Los Ángeles ha recibido un 216% más lluvia de lo normal

De la sequía a los diluvios, aunque ni así es suficientemente para que el condado se considere libre de la seca
En 4 meses, Los Ángeles ha recibido un 216% más lluvia de lo normal
Personas intentan protegerse de la fuerte lluvia en el centro de Los Ángeles.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Los Ángeles ha recibido varias tormentas a lo largo de los últimos meses que han ayudado significativamente a reducir las condiciones de sequía, aunque las autoridades avisan de que el sur de California todavía no está fuera de peligro.

La última tormenta que se registró este domingo y todavía perdura durante el lunes ha sido la más fuerte que ha visto la región en siete años, y ha dejado registros de precipitaciones récord en alguna áreas: dejó un máximo histórico de más de 4 pulgadas de lluvia en Long Beach, 3.44 en Redondo Beach y en torno a 3 pulgadas por toda la región desde Yorba Linda hasta Garden Grove.

Como consecuencia se han registrado inundaciones, cortes de luz y deslizamientos de tierra.

Enero es el cuarto mes consecutivo particularmente húmedo en la región. Desde el 1 de octubre, Downtown Los Ángeles ha recibido más de 13 pulgadas de lluvia, un 216% más de lo normal en este período de tiempo, que el Servicio Metereológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés) estima en solo 6.26 pulgadas.

Hasta ese momento, Downtown había visto los cinco años más secos de su historia desde que comenzaron a guardarse registros oficiales hace casi 140 años, con un total de solo 38.79 pulgas a lo largo de todo el período, la mitad de lo habitual.

Y aunque gran parte del sur del estado todavía no puede considerarse fuera de la sequía (una extensa área desde el condado de Orange hasta el condado de Tulare se considera todavía bajo condiciones de “extrema” sequía), las tormentas sin duda están logrando recuperar poco a poco los reservorios de agua.

En el norte de California, las lluvias han sido tan fuertes y abundantes que la región está ya oficialmente libre de sequía, y han tenido que enfrentarse a crecidas de ríos, desbordamientos de embalses, riesgos de avalancha en el recuperado banco de nieve de Sierra Nevada y dañinas inundaciones.

La cuestión es cuánto durarán estas condiciones húmedas, sobre todo en el sur del estado. Tal y como afirmó el meteorólogo del NWS en San Diego Brett Albright, “no se trata de un evento normal”, sino de la “culminación de las circunstancias perfectas”, incluyendo al famoso río atmósferico que solo se produce una vez cada 10 años.