Ciudades Santuario del sur de California en alerta tras orden de Trump de cortarles fondos

Harán todo lo posible porque los servicios críticos no se vean afectados pero estudian qué pasos a seguir
Ciudades Santuario del sur de California en alerta tras orden de Trump de cortarles fondos
Cuatro ciudades se han proclamado oficialmente santuario, la última fue Santa Ana el pasado 17 de enero. Antes lo hicieron La Puente, Cudahy y Maywood.
Foto: Captura/Twitter

Las ciudades santuario del sur de California se encuentran en alerta y en espera de definir los pasos a seguir para defenderse de la orden ejecutiva decretada por el presidente Donald Trump que les recortará fondos por ser refugio para los inmigrantes indocumentados.

Maywood, al sureste del condado de Los Ángeles con alrededor de 28,000 habitantes, en su mayoría hispanos se declaró ciudad santuario en 2006.

“No nos hemos reunido como Concejo a determinar qué vamos a hacer pero como concejal he estado en pláticas con el presidente de la Asamblea, Anthony Rendón para tener un completo entendimiento de la orden y ver los pasos a seguir”, dijo el concejal de Maywood, Eddie de la Riva.

Los residentes deben saber que los concejales vamos a pelear y defenderlos ante cualquier acción en su contra”, resaltó De la Riva. El concejal no tenía a la mano el monto que la ciudad de Maywood recibe cada año del gobierno federal.

Los gobiernos locales en el condado de Los Ángeles recibieron 582 millones de dólares de ayuda federal en el año fiscal más reciente. La ayuda incluyó 207 millones de dólares para el programa de preescolar Head Start; 70 millones de dólares para mejoras en el aeropuerto y 114 millones de dólares para desarrollo comunitario, vivienda y otras necesidades.

La Puente se declaró ciudad Santuario el 10 de enero. El concejal de La Puente David Argudo dijo que se mantiene optimista de que la orden de suspender subsidios federales a las ciudades santuario sea un movimiento temporal de Trump para disuadirlos de apoyar a los inmigrantes.

“Estoy a la vez muy desilusionado porque quitarnos fondos es una acción muy desafortunada, un castigo a las ciudades y sus votantes con lo que perjudica a toda la población no solo a los indocumentados”, comentó.

Hizo ver que el presidente Trump necesita escuchar otras voces. “Nosotros debemos mantenernos firmes en nuestro liderazgo. Lo que sí no va a lograr es que cerremos nuestras puertas o quitemos servicios vitales a la comunidad. Quizá dejemos de trabajar un día pero continuaremos avanzando como lo hicimos cuando en tiempos económicos malos operamos con un presupuesto de 9 millones de dólares”, externó.

En la actualidad, La Puente maneja un presupuesto de 12 millones de dólares de los cuales estimó que 2 millones de dólares son recursos federales, entre el 15 y 16%.

En enero de 2015, el concejo aprobó que Cudahy se convirtiera en ciudad Santuario. El concejal Jack Guerrero quien se abstuvo de votar dijo que no todas las ciudades se verán afectadas de la misma manera con la orden ejecutiva presidencial.

“En la Ciudad de Cudahy, el estatus de santuario es sólo simbólico – un truco publicitario en realidad, porque nada cambió para nuestros residentes en absoluto. Antes del estatus de santuario, la ciudad nunca asignó presupuesto para la coordinación con las autoridades de inmigración y nunca dirigió a la policía para coordinar con las autoridades federales porque nuestra ciudad subcontrata todos los servicios de policía al Condado de Los Ángeles. Después del estatus de santuario, nada cambió”, remarcó.

Añadió que fue sólo publicidad para la auto-promoción de los miembros del consejo. “El caso es diferente para otras ciudades que en realidad tienen sus propios departamentos de policía. Esas ciudades sí se verán afectadas”, sentenció.

El 17 de enero, Santa Ana, la segunda ciudad más poblada del condado de Orange aprobó una ley que la declaró ciudad Santuario para todos sus residentes.
El alcalde Miguel Pulido declaró que si bien respetan la oficina del presidente de la nación, no están de acuerdo con la orden ejecutiva de quitar fondos a las ciudades santuario.

La seguridad y el bienestar de nuestra comunidad es nuestra prioridad número uno. Santa Ana está comprometida con la igualdad y continuará tratando a todos sus residentes con respeto y dignidad “, dijo el edil.

Santa Ana recibe 123 millones de dólares en subsidios federales, 69 millones de los cuales son para programas de seguridad pública, desarrollo comunitario, inversión en personal, programas para jóvenes, transporte y seguridad vial.