Residentes impiden construcción de viviendas asequibles en Orange County

Los opositores dicen que estas viviendas generan delincuencia y perjudican al valor de sus propiedades
Residentes impiden construcción de viviendas asequibles en Orange County
Viviendas para personas de bajos ingresos en el Condado de Orange
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

El Condado de Orange se enfrenta a una severa escasez de viviendas. Para ir a la par con la demanda señalada por la auditoría del estado, la zona suburbana necesitaba construir aproximadamente 82.000 viviendas entre 2003 y 2014. Sin embargo, solamente construyó 56 % de esa cantidad.

Pero no fue por falta de recursos, sino por falta de voluntad.

Los síntomas de la escasez de viviendas están a la luz del día: alquileres elevados, la consiguiente falta de estacionamiento porque la gente se amontona para poder pagar la renta y la crisis de indigencia.

Aún así, ciertas zonas del Condado de Orange, entre ellas las ciudades de Huntington Beach y Yorba Linda, han resistido la construcción de viviendas asequibles en sus vecindarios.

Los que se oponen a la construcción de dichas viviendas argumentan que estas suelen generar más delincuencia, lo cual perjudica al valor de sus propiedades.

Pero en Oakcrest Terrace, un complejo de 69 departamentos para residentes de bajos recursos en Yorba Linda, la gente vive tranquila. Los residentes cuentan con cancha de baloncesto y un patio de recreo. También hay un cuarto comunitario donde se realizan clases de inglés, ayuda con la tarea y, a veces, hasta exámenes médicos.

El complejo por poco no fue construido. Cuando se anunciaron los planes para estas viviendas, algunos residentes de Yorba Linda respondieron con medidas electorales para impedirlo. De hecho, debido a la oposición, dos miembros del ayuntamiento fueron amenazados con ser destituidos.

Pese a que varios estudios señalan que los que se oponen a las viviendas asequibles lo hacen con afirmaciones infundadas, los funcionarios electos tienen que hacerle caso a sus constituyentes. Por lo tanto, algunas ciudades del condado han optado por un arreglo: a cambio de permisos para construir proyectos más lucrativos, las constructoras deben proveer viviendas asequibles. Fue así que la constructora Irvine Company acordó construir un complejo de 256 habitaciones al lado de un complejo con piscina y estudio de yoga.

Estas prácticas podrían ser reproducidas en todo California. De acuerdo a la auditoría estatal, fueron muy pocas las jurisdicciones que cumplieron con la cuota de construcción de viviendas asequibles.

El Condado de Los Ángeles no fue una de ellas. De la cantidad de unidades necesitadas para evitar una crisis de vivienda, el condado construyó menos de la mitad.


NOTAS RELACIONADAS