Fotógrafos desatan la furia de la pequeña North West

La hija de Kim Kardashian se enfrentó a los paparazzi que las esperaban a las afueras de un museo

No hay día en que algún integrante de la familia Kardashian no dé de qué hablar y al parecer, los más pequeños de esta dinastía están siguiendo los mismos pasos que los mayores.

Eso es lo que se pudo ver recientemente con North West, la primogénita de Kim Kardashian y Kayne West, quien a sus escasos tres años de edad, puso en su lugar a unos paparazzi que ya la esperaban a ella y a su famosa madre a las afueras de un museo.

Resulta ser que Kim acudió con su hija a pasar un divertido día en el Museo del Helado en Los Ángeles, California, y justo cuando salían del sitio y pretendían abordar su camioneta, una decena de fotógrafos se acercaron a ellas, las rodearon y comenzaron a disparar sus cámaras sin parar.

Abrumada ante la situación, ya que no podía degustar su helado a gusto, la pequeña se enfrentó a los fotógrafos y enfurecida les gritaba y pedía que no le tomaran más fotos, ante la mirada atónita de los reporteros y de su madre, quien sí posaba para las lentes.

Algunos paparazzi tomaron a gracia la reacción de la niña y le pidieron disculpas para continuar haciendo su trabajo. Al final, Kim y su hija lograron abordar su vehículo y salieron de inmediato del lugar.