La selección de Argentina libra el atentado perpetrado por EI en Australia

Más allá del incidente que sucedió a 20 minutos del hotel en el que se aloja el equipo nacional, no se reforzaron las medidas de seguridad
Sigue a La Opinión en Facebook
La selección de Argentina libra el atentado perpetrado por EI en Australia
La selección de Argentina se hospedó a 20 minutos de dónde sucedió el atentado.
Foto: EFE

MELBOURNE – El atentado que se produjo en la tarde del lunes, en el que un atacante del grupo yihadista Estado Islámico (EI) asesinó a un hombre y tomó como rehén a una mujer luego rescatada, no alteró en exceso el clima dentro de la concentración del seleccionado argentino que el viernes próximo afrontará en esta ciudad su primer encuentro con Jorge Sampaoli como flamante entrenador.

El hecho aconteció el suburbio de Brighton, a a 20 minutos del Crown Metropol, el hotel donde se aloja la selección argentina en el centro Melbourne. El hombre intentó negociar su salida con la policía, pero finalmente fue asesinado durante un tiroteo en el que resultaron heridas tres agentes. En esa ciudad se encuentra la selección argentina para jugar un amistoso con Brasil.

El incidente ocupó las portadas de la prensa australiana, aunque no modificó el panorama dentro del seleccionado. En la puerta del hotel se mantuvo la misma guardia, no hubo refuerzos adicionales de seguridad, y según se supo, los jugadores del equipo argentino se movieron con normalidad.

Horas más tarde, EI reivindicó el ataque, según informó Site, el portal que sigue la actividad de grupos terroristas, citando a Amaq, la agencia de noticias de los yihadistas. “El ataque de Melbourne, Australia, ha sido realizado por un soldado del Estado Islámico en respuesta al llamamiento a atacar a sujetos de los estados de la coalición”, añadió el grupo yihadista a través de un comunicado publicado por Amaq.

En tanto, Australia, firme aliada de Estados Unidos y su campaña contra el Estado Islámico en Siria e Irak, está en estado de alerta desde los ataques perpetrados por milicianos nacidos en el país que regresan de combatir en Oriente Próximo.