El grito de “Eehh Pu…” sigue y la afición del Tri persiste en su mala conducta

Ni las sugerencias, ni la estrategia del sonido local en el Estadio Azteca fueron suficientes para acallar la expresión polémica que podría traer un veto y más multas a la selección mexicana
Sigue a La Opinión en Facebook
El grito de “Eehh Pu…” sigue y la afición del Tri persiste en su mala conducta
Durante el partido entre México y Honduras, el Estadio Azteca hizo un llamado para erradicar el grito homofóbico hacia el portero rival.
Foto: Juan Luis Díaz / Agencia Reforma

Las multas que ha impuesto la FIFA a la Federación Mexicana de Fútbol por los gritos homofóbicos de los aficionados hacia los porteros de las selecciones que visitan el estadio Azteca parace que no han servido de mucho.

Los aficionados mexicanos aprovecharon este jueves el partido ante Honduras para continuar con su “mala conducta” pero también para celebrar una victoria que reforzó su liderato en el hexagonal final de la Concacaf.

El grito: “¡Eeeh puto!”, que le ha valido diferentes sanciones y que está a un paso de provocarle un veto en los próximos partidos no cesó en el partido frente a Honduras en la quinta jornada de la eliminatoria mundialista de la Concacaf.

Con un estadio Azteca por abajo de la mitad de su capacidad, 38,000 aficionados, el sonido local “sugirió” a sus fanáticos no agredir al guardameta visitante, durante sus despejes pero la fanaticada no aceptó la “sugerencia” y continuó, reforzó y hasta aumentó el volumen de la expresión.

Reivindiquemos nuestra afición y juntos gritemos México antes del despeje del portero“, repitió con insistencia la grabación, pero la afición mexicana no hizo caso y en cada despeje soltó su grito de batalla.

Para el momento del grito, el sonido local intentaba tapar la expresión con una voz de apoyo que decía México, pero esa estrategia no funcionó y conforme el sonido local emitía la expresión y subía el volumen, los aficionados aumentaban el sonido del grito ofensivo en una especie de juego que fue provocado por la “sugerencia” con tono de orden que le hicieron a los aficionados.

En otro intento,este fallido, por “controlar” e inhibir el ofensivo grito, el sonido local recurrió a la famosa tonada del “Cielito lindo” antes de los despejes del guardameta hondureño Donis Escober, pero los aficionados mexicanos la dejaban de cantar para seguir fustigando al portero rival.

Los goles del defensa Oswaldo Alanís y de los delanteros Hirving Lozano y Raúl Jiménez fueron el mejor antídoto para que los aficionados se olvidaran de la expresión y celebraran el cuarto triunfo de México en la eliminatoria ante un débil Honduras que estuvo acompañado por un centenar de seguidores que presenciaron un tanto nerviosos y desesperados la derrota de su equipo.

Además, en las pantallas que delimitan los niveles de la zona de palcos en el estadio se repitió el mensaje: “Cantar puto no te hace más mexicano, ayúdanos a evitar una sanción“, como un aviso de lo que posiblemente suceda en los próximos meses.