La tortura y muerte del pequeño Gabriel quizá podrían haberse evitado con esta llamada al 911

Guardia de seguridad testifica en el sexto día de juicio contra el novio de la madre, Isauro Aguirre
La tortura y muerte del pequeño Gabriel quizá podrían haberse evitado con esta llamada al 911
Aguirre brutalizaba al menor porque creía que era homosexual
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

La madre del pequeño Gabriel, Pearl Fernández, se presentó el 26 de abril de 2013 acompañada de sus cuatro hijos en una oficina del Departamento de Servicios Públicos en Palmdale con el fin de presentar la documentación necesaria para solicitar asistencia social.

En esa oficina trabajaba entonces como guardia de seguridad Arturo Martínez, quien tras percatarse del lamentable estado físico de Gabriel, con evidentes señales de abuso, llamó después al 911 solo para que le dijeran que no era una emergencia, según relató en el juicio.

“Lo vi triste, lleno de moretones, con quemaduras de cigarrillo en la nuca y en el cuello”, testificó Martínez este martes en el sexto día de juicio contra Isauro Aguirre, de 37 años, novio de la madre y acusado de someter al niño de 8 años a incesantes vejaciones y palizas hasta acabar con su vida en mayo de 2013; palizas en las que también participó la madre de Gabriel, quien tendrá un juicio aparte.

Martínez aseguró en la corte haber contado entre 17 y 23 quemaduras de cigarrillo repartidas entre la nuca y las orejas de Gabriel, describiendo algunas como viejas y otras como recientes, según reporta ABC7. Además, dijo que Gabriel se masajeaba continuamente las muñecas, en las que tenía marcas de una cuerda, como si “hubiera estado atado”, explicó.

Tras el breve encuentro con la familia, Martínez resgistró todo y llamó a la policía. El fiscal reprodujo en la corte la llamaba que realizó al 911 ese día de 2013, informando que quería denunciar un niño lleno de moretones y con numerosas quemaduras de cigarro. “Necesita llamar al número que no es de emergencia, señor”, le respondieron al otro lado de la línea.

No dándose por vencido, Martínez llamó a la comisaría del Sheriff en Palmdale, proporcionándoles el nombre y la dirección de Pearl Fernández, así como la suya. “¿Creíste ese día que Gabriel necesitaba que lo salvaran?”, le preguntó el fiscal en el juicio, a lo que Martínez respondió que sí.

El doctor Donald C. Boger, radiólogo forense que examinó y analizó el cuerpo de Gabriel Fernández, también testificó este martes, confirmando al menos tres fracturas en las costillas y otras en los brazos del niño, de acuerdo con ABC7; además de heridas de perdigones en el pecho, la pelvis y las piernas del niño.