Hombre apela condena por agredir sexualmente a mujer inconsciente

Brock Turner enfrentaba 14 años de cárcel, pero fue liberado después de 3 meses
Hombre apela condena por agredir sexualmente a mujer inconsciente
Brock Turner tenía 19 años cuando cometió el delito el 18 de enero de 2015.
Foto: CORTESÍA de la POLICÍA DE SANTA CLARA

Brock Turner, el ex alumno de la universidad de Stanford declarado culpable por agredir sexualmente a una mujer inconsciente en 2016, ha apelado su condena.

En un escrito legal de 172 páginas entregado al Tribunal de Apelación del Sexto Distrito de California, el abogado Eric Multhaup alega que Turner no obtuvo un juicio justo porque se excluyeron a testigos que hablaron de su honestidad, carrera de natación y desempeño escolar.

Como señala The New York Times, aproximadamente 60 de esas páginas recalcan que la víctima de 22 años estaba embriagada la noche del ataque.

En 2016, la sentencia del Turner provocó una protesta nacional, ya que el juez Aaron Persky del Tribunal Superior del condado de Santa Clara lo condenó a sólo seis meses en una cárcel del condado y tres años de libertad condicional.

Turner, quien se enfrentaba a 14 años de prisión, perdió su beca de natación en Stanford y fue obligado a registrarse como delincuente sexual en Ohio, su estado natal.

La sentencia fue criticada por ser extremadamente indulgente, lo que impulsó una campaña por destituir al juez Persky.

Tras cumplir tres meses en la cárcel, Turner fue liberado en septiembre de 2016.

Turner, un nadador campeón en el equipo de Stanford fue arrestado después de que dos estudiantes de posgrado lo sorprendieron encima de una mujer inconsciente y parcialmente vestida. Turner penetró digitalmente a la mujer mientras ella yacía en el suelo. Los estudiantes de posgrado detuvieron a Turner después de que él trató de huir.

Después del caso, el gobernador Jerry Brown cambió la definición de violación para incluir la penetración de un objeto contra la voluntad de una persona inconsciente o incapaz de consentir.


El día de la sentencia, la víctima pidió la palabra para decirle a Turner a la cara lo que le hizo sentir. De esas 12 páginas de testimonio, se destacan aquí algunos pasajes:

Tú no me conoces, pero has estado dentro de mí, y por eso estamos aquí hoy”.

“Presentarte aquí, bajo juramento, e informarnos a todos… que tú eres la verdadera víctima… es enfermizo, es demente, es egoísta…Demuestra que estabas dispuesto a cualquier cosa para desacreditarme, invalidarme, y que fue justificado hacerme daño. A costa mía, intentaste salvarte y rescatar tu reputación”.

“Tú dijiste en tu declaración: ‘Quiero mostrarle a la gente que una noche de tragos puede destruir una vida’ … Destruir ‘una’ vida, solo una, supongo que la tuya. Te olvidaste de la mía. Déjame reformular tu declaración… una noche de tragos puede destruir dos vidasTus daños fueron concretos: perdiste tus galardones, tus títulos, tu lugar en la universidad. Mis daños fueron internos, invisibles, y cargo con ellos. Me robaste mi valor, mi privacidad, mi energía, mi tiempo, mi seguridad, mi intimidad, mi confianza, mi voz. Hasta hoy”.

“Desafortunadamente, luego de leer las declaraciones del convicto, estoy sumamente decepcionada y pienso que ha fracasado en mostrar un remordimiento sincero o asumir la responsabilidad por su conducta. Completamente respeto su derecho a ser enjuiciado, pero aún después de ser declarado culpable de tres delitos graves, por 12 jurados y de manera unánime, él sólo ha sido capaz de admitir que consumió alcohol. Una persona que no puede asumir la responsabilidad de sus acciones no merece una sentencia reducida. Es sumamente ofensivo que intentó hacer insinuaciones sobre la promiscuidad para disminuir la gravedad de una violación. Por definición, la violación carece de la promiscuidad. La violación carece del consentimiento. Y me perturba profundamente que él es incapaz de entender esas diferencias”.

“El hecho que Brock era un atleta estrella en una universidad prestigiosa no debe servir como una indulgencia, al contrario debe servir como una oportunidad para enviar un fuerte mensaje cultural que el asalto sexual es ilegal sin importar la clase social”.


NOTAS RELACIONADAS