Trump viaja a Camp David para repasar prioridades de su agenda con republicanos

El encuentro servirá para evaluar estrategias en torno a prioridades de los conservadores este año
Trump viaja a Camp David para repasar prioridades de su agenda con republicanos
Foto: NICHOLAS KAMM / Getty Images

WASHINGTON— El presidente Donald Trump viajó este viernes a su casa de descanso en Camp David (Maryland) con una larga lista de tareas pendientes dentro de su agenda legislativa, pero sin garantías de lograr un consenso con líderes republicanos de ambas cámaras del Congreso.

“Vamos a Camp David con muchos de los estupendos senadores republicanos, para recuperar la grandeza de EEUU”, dijo Trump al salir de la Casa Blanca rumbo a la casa de retiro presidencial.

Trump será el anfitrión, junto al vicepresidente Mike Pence, del retiro republicano durante este fin de semana, en el que, según la Casa Blanca, discutirán un amplio abanico de temas, incluyendo el presupuesto del año fiscal 2019, una reforma migratoria a la talla de los conservadores, inversiones para la infraestructura, la crisis de opiáceos, y el sistema de cuidado de salud.

También están sobre el tapete temas relacionados con los fondos de defensa, medidas para evitar un cierre del gobierno cuando agote sus fondos el próximo 19 de enero, y la confirmación de varios nominados a cargos públicos.

El encuentro es clave porque, tras la aprobación de una polémica reforma fiscal, determinará el orden de las próximas prioridades que el Congreso debe abordar este año, si un masivo paquete de proyecto de infraestructura o la reforma del sistema de beneficencia pública, o “Welfare”, según el principal asesor económico de la Casa Blanca, Gary Cohn.

Además, los principales líderes republicanos de ambas cámaras del Congreso también quieren evaluar estrategias para mantener el control del Legislativo en los comicios de medio término el próximo 6 de noviembre, en unos momentos en que muchos temen el impacto de la baja popularidad de Trump en las urnas.

El retiro contará con un total de 24 funcionarios, entre legisladores y numerosos asesores y miembros de alto rango de la Administración Trump, incluyendo Cohn, y los secretarios de Estado, Rex Tillerson, de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, de Defensa, Jim Mattis, de Educación, Betsy Davos.