La actividad física beneficia al cerebro

A cualquier edad, el ejercicio mejora las actividades mentales
La actividad física beneficia al cerebro
Incontables estudios coinciden en los beneficios de una vida activa.
Foto: Archivo / Shutterstock

“Caminar es la mejor medicina para el hombre”. Hipócrates

En la actualidad, no existen dudas sobre los beneficios de la actividad física, en todas en las edades. Desde la prevención de enfermedades crónicas, como la diabetes, al desarrollo de los músculos, una vida activa ayuda a mantenerse sano y sentirse bien.

La actividad física también es beneficial para el cerebro, por muchas razones. Entre ellas, el ejercicio estimula la circulación sanguínea, lo que mejora la salud cerebro vascular. A su vez, el ejercicio contribuye a la producción de BDNF, una proteína que estimula la creación de nuevas neuronas.

Ejercicio en familia
Las actividades aeróbicas incluyen correr o andar en bicicleta.

Cómo elegir el mejor ejercicio

Hoy en día existen todo tipo de clases y ejercicios, ¿cómo saber cuál es la mejor actividad para el cerebro?

  • En general, es seguro asumir que las actividades aeróbicas que benefician al corazón, también benefician al cerebro. Los ejercicios aeróbicos, como correr o andar en bicicleta,  no sólo mejoran la actividad cerebral, sino que hacen que el cuerpo libere hormonas relacionadas al crecimiento y reparación de neuronas. Estudios han encontrado que el ejercicio estimula el crecimiento de vasos sanguíneos cerebrales.
  • Si estás buscando clases de gimnasia, considera aquellas que incorporan ejercicios de coordinación, como por ejemplo, clases de zumba o de baile. Estos ejercicios requieren cierto grado de destreza, a la vez que aumentan la frecuencia cardíaca, bombeando más oxígeno al cerebro.
  • Hacer ejercicios temprano por la mañana, no sólo estimula la actividad cerebral y te da energía para el resto del día, sino que también promueve la retención de nueva información y mejora tu poder de decisión y reacciones a situaciones imprevistas y complejas.
  • El ejercicio estimula la plasticidad neuronal, estimulando las conexiones sinápticas.
  • La actividad física aumenta la producción de serotonina, un neurotransmisor crítico, asociado con la buena salud y el bienestar mental. Al aumentar los niveles de serotonina, el ejercicio actua como un antidepresivo natural. A su vez, el ejercicio ayuda a reducir los niveles de estrés y ansiedad.
  • Un estudio realizado por la Universidad Duke, dividió a 156 personas con problemas de depresión, en tres grupos. Un grupo sólo realizó ejercicios físicos, tres veces por semana, 30 minutos a la vez. Otro, sólo recibió medicación, y un tercero, realizó ejercicios y recibió medicación. Al cabo de cuatro meses, los investigadores hallaron que el ejercicio por sí sólo había sido tan efectivo como el uso de medicina y la combinación de medicina y ejercicio, para combatir la depresión.
  • Incluso el ejercicio físico moderado, como  caminar, mejora las funciones de la memoria, el aprendizaje y el razonamiento abstracto.
  • Los ejercicios de fuerza, como por ejemplo el levantamiento de pesas, también contribuyen de manera positiva a la salud mental. Según un estudio del Hospital General de Vancouver, realizado entre mujeres de entre 65 y 77 años que se comprometieron a una y dos horas de entrenamiento semanal con pesitas y máquinas de fuerza, encontró que, tras ejercitar todas las semanas por un año, las mujeres mejoraron sus habilidades mentales de planeamiento, decisión y ejecución.