Justo antes de las elecciones, Dianne Feinstein cambia de opinión sobre la pena de muerte

Tras décadas de apoyo a la pena de muerte, Feinstein ahora la encuentra arriesgada y poco efectiva

Dianne Feinstein también "cambió de idea" hace poco sobre la marihuana.
Dianne Feinstein también "cambió de idea" hace poco sobre la marihuana.
Foto: AP Photo / Luis M. Alvarez

La senadora Dianne Feinstein, demócrata de California, dijo el miércoles que ya no apoya la pena de muerte, una declaración harto chocante al tener lugar tras casi tres décadas de declaraciones públicas a su favor. “Me ha quedado muy claro que el riesgo de una aplicación inadecuada es alto y su efecto sobre la disuasión es bajo”, dice ahora.

Por lo visto, cambió de opinión “hace varios años”, pero no ha tratado públicamente esta cuestión hasta ahora, solo semanas antes de las primarias del 5 de junio, en las que intentará lograr un quinto mandato completo en Washington.

El rival más fuerte de Feinstein parece ser el senador estatal demócrata Kevin de Leon, quien ha argumentado que ella no está en contacto con los valores de California. Los dos candidatos con el mayor número de votos en el avance primario pasarán a la votación de noviembre, independientemente del partido. Aparentemente, no hay republicanos con posibilidades.

De León impidió que Feinstein recibiera el respaldo del Partido Demócrata de California en su convención anual en febrero. En su opinión, las repentinas declaraciones de Feinstein respecto a la pena de muerte revelan su preocupación por perder el poder.

Aun así, Feinstein mantiene una ventaja significativa sobre De Leon en cuanto a reconocimiento de nombre y dinero. Ella ha llevado a cabo campañas exitosas en el pasado al elegir a los demócratas, así como a los votantes independientes de California, que ahora representan una porción casi tan grande del electorado como los republicanos.

Durante el infructuoso intento de Feinstein por la gobernación de California en 1990, ella promovió agresivamente su apoyo a la pena de muerte ante la ira de los activistas demócratas, quienes la abuchearon en la convención anual del partido. Incluso afirmó en un anuncio televisivo que era “la única demócrata para gobernador por la pena de muerte”. Ella ganó la nominación del partido, pero perdió las elecciones generales frente al senador republicano Pete Wilson. Sí mantuvo el puesto en su exitosa campaña de 1992 para el Senado y en campañas posteriores.

Desde entonces, California se ha convertido en un estado más fuertemente demócrata y no ha elegido un republicano para el Senado estadounidense desde que Wilson ganó un segundo mandato de seis años en 1988. Wilson renunció más tarde para postularse para gobernador y Feinstein fue elegida para su antiguo cargo en 1992.

A principios de año, Feinstein también “cambió de idea” (al menos, públicamente) sobre otro asunto clave: la marihuana. Ella se opuso con vehemencia a una propuesta estatal para legalizar la marihuana recreativa en 2016, pero dijo a principios de mayo que consideraría una legislación que otorga protección a los estados que han legalizado la droga.

¿Es de pronto Dianne Feinstein mucho más “demócrata” o sólo trata de acercarse a la población californiana?