¿No descansas bien? Prueba la meditación de atención plena

La práctica diaria de ‘Mindfulness Meditation’ puede contrarrestar el insomnio y el estrés
¿No descansas bien? Prueba la meditación de atención plena
La meditación de atención plena ayuda a relajarse.
Foto: Archivo / Shutterstock

La dificultad para dormir y la falta de descanso diario pueden resultar en problemas de concentración, memoria y depresión, entre otros. Doctores y expertos coinciden en la necesidad de dormir entre 7 y 9 horas diarias para mantener una buena salud. Y si bien esto puede parecer una medida simple, no siempre lo es.

Un gran porcentaje de personas mayores de 55 años de edad reporta tener problemas para dormir o permanecer dormido por lo menos siete horas diarias. Existen numerosas recomendaciones para lograrlo, entre ellas, la práctica de meditación de atención plena, también conocida como “Mindfulness Meditation”.

Según un estudio publicado en la revista JAMA de medicina interna, las personas que practican meditación de atención plena muestran mejoras en áreas como la depresión, el insomnio y la fatiga.

Los investigadores del estudio encontraron que aquellas personas con problemas de insomnio tienden a preocuparse por sus problemas antes de irse a dormir, y esto, a su vez, los previene de desconectarse de la ansiedad y el estrés diarios. Mientras que aquellos que practican este tipo de meditación, por otro lado, aprenden a observar sus pensamientos sin sentir la necesidad de elaborarlos. La meditación ayuda a reducir la ansiedad, los cambios de humor y como resultado ayuda a la persona a relajarse.

Por dónde empiezo

Para practicar este tipo de meditación budista que data de 2,500 años atrás no es necesario convertirse a una determinada religión. La meditación de atención plena desarrolla la habilidad de prestar atención a las experiencias internas y externas diarias, sin juicios ni críticas, simplemente aceptando lo que ocurre con un sentido de compasión.

Durante el día realizamos incontables tareas casi en “piloto automático”. Manejamos al trabajo, limpiamos la casa, o laboramos sin prestar atención al momento presente, casi por inercia, casi de manera inconsciente. La meditación de atención plena nos recuerda prestar atención a lo que estamos haciendo en el momento, sin juzgar, sólo presentes en el momento.

Como cualquier otra práctica, la meditación de atención plena requiere tiempo, paciencia y constancia. Puedes comenzar siguiendo simples pasos, por cinco minutos diarios, preferentemente antes de ir a dormir. A medida que perfeccionas la práctica, querrás extender el tiempo de meditación.

  • Encuentra un lugar sereno y cómodo donde puedas sentarte e iniciar la práctica sin interrupciones.
  • Presta atención al presente. El pasado, ya pasó y el futuro aún no llega. Concéntrate en el aquí y en el ahora. Olvida el resto.
  • Concéntrate en tu respiración. Sin juicios, ni críticas contempla cómo te sientes, de manera objetiva.
  • Si llegan pensamientos a tu mente, contémplalos sin calificarlos de positivos y negativos. Solo obsérvalos y vuelve a concentrarte en tu respiración.