La senadora Feinstein pide a los demócratas que no se posicionen en su lucha contra Kevin de León

La veterana trata de evitar que los demócratas se dividan entre ella y de León, a lo que este se opone
La senadora Feinstein pide a los demócratas que no se posicionen en su lucha contra Kevin de León
Feinstein y de León se verán las caras en noviembre.
Foto: Mark Wilson / Max Whittaker / Getty Images

La senadora estadounidense Dianne Feinstein está aprovechando su poder político para convencer a los líderes del Partido Demócrata de California para que no respalden formalmente a ningún candidato en la carrera de noviembre, en la que se verá las caras con su colega demócrata Kevin de León. Aunque, según ella, la idea es evitar una pelea intrapartida, de tener éxito, su esfuerzo rebajaría las oportunidades de su rival.

Lo cierto es que Feinstein teme el giro a la izquierda de su partido en la era Trump, pues siempre ha sido más bien moderada. De León, mientras tanto, se ha comprometido a cambiar las cosas, lo que podría ganarle el apoyo de su partido, el cual necesita desesperadamente.

La que lleva 26 años en el cargo expuso el caso a los líderes del partido a través de cartas y correos electrónicos con aliados políticos, incluido el director ejecutivo de Planned Parenthood of California Crystal Strait, la líder de derechos civiles Dolores Huerta y el ex presidente del partido estatal John Burton.

Seis candidatos demócratas que buscan cambiar los asientos de los republicanos en la Cámara de Representantes imploraron también a los delegados que no intervinieran. Feinstein y la senadora de Estados Unidos Kamala Harris organizaron una recaudación de fondos en Washington para esos seis candidatos y otros dos.

Un apoyo divisionista del partido para el Senado de los Estados Unidos perjudicaría a todos los candidatos a la votación“, advirtió su carta, “deje que las respectivas campañas presenten su propio caso a los votantes para las elecciones generales”.

La carta enfureció a los patrocinadores de Kevin de León: “Están tratando de enviar algún tipo de mensaje de que si apoyas a Kevin de León serás visto como un alerón”, dijo RL Miller, presidente del comité ambiental del partido y un comité ejecutivo miembro.

Él y otros miembros dicen recuerdan que de León es todo un ejemplo de apoyo a la ley del estado santuario de California y los proyectos de ley para expandir la energía limpia. Feinstein, por su parte, votó en contra de poner fin a un cierre del gobierno a principios de este año sin protección para los jóvenes inmigrantes que viven ilegalmente en el país. Recientemente también revirtió su apoyo de larga data a la pena de muerte.

De León casi ganó el endoso en la convención del partido el invierno pasado, pero se quedó muy por debajo del umbral del 60 % necesario. Feinstein, por su parte, venció claramente en las primarias de junio, con un 44 ​​% frente a su 12 %.

La segunda ronda de la lucha por el respaldo del partido llega este fin de semana, cuando alrededor de 360 ​​miembros de la junta ejecutiva se reunirán en Oakland. De León cree que está a punto de optener el respaldo del partido, lo que le valdría un dinero extra del que, a diferencia de Feinstein, carece. De hecho, ganarse el apoyo de su partido es casi esencial para de Leoón de cara a hacerse un nombre y llevar a cabo una campaña creíble contra Feinstein, uno de los políticos más conocidos de California.

La campaña de Feinstein niega que ella está preocupada por que De León obtenga el respaldo y, en su lugar, dice adherirse al llamado del presidente del partido, Eric Bauman, para que los candidatos demócratas no dividan al partido buscando el respaldo. De hecho, los dos demócratas que compiten entre sí por ser vicegobernador acordaron no buscar un respaldo.

Mike Levin, quien busca reemplazar al republicano Darrell Issa, se encuentra entre los demócratas que firmaron la carta de Feinstein, lo cual hizo para promover la unidad del partido y garantizar que los Demócratas estén enfocados en las carreras correctas: “El objetivo del partido debe ser cambiar el mayor número posible de asientos rojos a azules, en lugar de carreras en las que se nos garantiza tener una victoria demócrata en noviembre”.

De León, mientras tanto, está trabajando duro para presentar su discurso a los delegados. El portavoz Jonathan Underland dijo que los demócratas de California merecen un debate que no han tenido durante el mandato de más de un cuarto de siglo de Feinstein. Según él, criticar la decisión de León de buscar el endoso es “absolutamente cómico”, pues él obtuvo el apoyo del 54 % de los delegados en febrero y tiene más apoyo entre los clubes demócratas locales.

Para Bauman, el presidente del partido, mientras más energía se gasta en esta batalla, menos queda para las peleas demócratas más importantes: “Una parte clave de lo que estoy tratando de hacer es minimizar la tensión dentro del partido y las batallas que están sucediendo”. Y ciertamente tiene razón; pero, claro, eso beneficiaría a Feinstein.