¿La tiroides puede afectar a perros y gatos?

Los animales también son susceptibles a estas condiciones
¿La tiroides puede afectar a perros y gatos?
Foto: shutterstock

Sabemos que los problemas de la tiroides son muy frecuentes en los seres humanos pero, ¿el hipertiroidismo y el hipotiroidismo pueden presentarse también en nuestras mascotas? La respuesta es sí. A continuación, presentaremos los detalles de cada caso particular.

Hipertiroidismo en gatos y perros

La glándula tiroides es la responsable de secretar la hormona tiroidea, elemento fundamental en el desarrollo normal de muchas funciones vitales. Cuando se desarrollan tumores en la glándula, la producción de hormonas se vuelve exagerada, lo que se convierte en un problema.

  • Síntomas

En los gatos, los tumores tiroideos suelen ser benignos, y no se propagan a otros términos. En los perros, sin embargo, estos tumores sí pueden propagarse y ser malignos. Indiferentemente, el cuadro sintomático del hipertiroidismo en estos animales es el siguiente:

  • Pérdida de peso.
  • Aumento del apetito.
  • Llanto.
  • Jadeo.
  • Inquietud.
  • Heces frecuentes.
  • Aumento exagerado de la ingesta de agua.

    Tratamiento

El tratamiento contra el hipertiroidismo varía según el tumor, la especie, y el estado de la enfermedad. Los tratamientos habituales para los felinos son los siguientes:

  • Radioterapia sobre el tumor tiroideo.
  • Administración de drogas.
  • Extirpación quirúrgica de tumor tiroideo.

En los perros, la primera opción que se maneja comúnmente es la extirpación del tumor dado que corren un mayor riesgo de desarrollar tumores malignos, pero también se les pueden dar radioterapia y medicamentos.

Hipotiroidismo en perros y gatos

tiroides perros y gatos
Foto: Shutterstock

El hipotiroidismo es la producción escasa de la hormona tiroidea. Se le confunde erróneamente con la pereza o con “estar lento”. Esta enfermedad es muy rara entre los gatos.

  • Síntomas

Los síntomas de la enfermedad en perros y gatos son los siguientes:

  • Aumento de peso.
  • Disminución de la energía.
  • Búsqueda de calor.
  • Piel seca.
  • Descamación.
  • Infecciones crónicas en la piel.
  • Pérdida de pelo.
  • Tratamiento

En términos generales, el tratamiento para el hipotiroidismo en perros y gatos consiste en administrar un medicamento que supla la hormona que no es secretada.

Después de la medicina sea administrada, el control de la hormona tiroidea debe ser regulado por 1 o 2 meses, luego del ajuste del medicamento, y ocasionalmente para asegurarse de que la dosis siga siendo la adecuada.

Fuente: doctorpet.cl