El CEO de Volkswagen advierte que la guerra fría entre Trump y China está afectando la venta de autos en el 2019

China prometió reducir su impuesto y sanar relaciones con EEUU, pero nada se ha concretado y la incertidumbre continua 

La guerra comercial entre China y EEUU es para muchos la mayor en la historia.
La guerra comercial entre China y EEUU es para muchos la mayor en la historia.
Foto: Getty Images

El CEO de Volkswagen, Herbert Diess, dijo que la actual guerra fría de tratados comerciales entre China Y Estados Unidos está afectando la venta de automóviles en el mundo, y sus consecuencias ya se están viendo reflejadas en el primer trimestre del 2019.

El líder de una de las marcas que más autos produce al año expresó su preocupación durante el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, y él aseguró que la guerra fría entre China y EEUU desanima a los compradores de autos nuevos.

“La guerra comercial entre China y Estados Unidos, realmente influye en el estado de ánimo: el estado de ánimo del cliente y la confianza en el mercado”, dijo Diess. “Esta es una gran preocupación para nosotros, por lo que el primer trimestre seguramente será un trimestre difícil para Volkswagen”.

Hasta ahora, el conflicto entre ambas potencias económicas ha cobrado más de $200 miles de millones en tarifas, según reporta Business Insider.

Aunque las riñas entre ambos países parecían haber terminado, las pláticas para sanar relaciones entre ambas potencias se han retrasado. Según el lider de VW, esto es preocupante porque hay mucha incertidumbre en la industria, lo que provoca que se subyuga la demanda y que se obscurezcan los sólidos fundamentos de la demanda de autos, y más ampliamente, la economía global.

“La demanda sigue ahí, el poder de compra del cliente todavía está allí, los datos económicos subyacentes son positivos … Realmente se trata de lo que sucederá entre Estados Unidos y China, y realmente esperamos que las negociaciones resulten positivas”, agregó Diess.

Según Business Insider, los daños de esta guerra pudieran expandirse aún más, en especial por la amenaza de Trump para imponer una tarifa de 25% a autos importados siguen en pie.

Por otra parte, VW recientemente anunció una alianza con la marca de autos Ford que pretende abaratar costos y colaborar mutuamente en la producción de sus autos, lo cual pudiera ser una solución para dejar de depender de las relaciones internacionales entre países.

Diessm, visitó la Casa Blanca en diciembre para hablar de comercio internacional y una posible alianza entre las marcas que permitiera a VW construir sus vehículos en las fábricas de Ford – ahora sabemos esas negociaciones sí tuvieron frutos –.

Actualmente, VW tiene una ensambladora en Chattanooga, Tennessee, la cual ensambla los modelos Passat sedan y Atlas SUV, además del reciente anuncio de la producción de un nuevo vehículo eléctrico que generará más de mil empleos. Pero esta marca es la más grande fabricadora de autos en el mundo, reporta CNN Money, y 45% de los autos que vende en USA (aproximadamente 280,000) son importados de fabricas extranjeras, incluyendo México.

China ya anunció una reducción en sus impuestos, pero nada se ha concretado y la amenaza de Trump sigue en pie

Según un reporte reciente por parte del Wall Street Journal, el Viceprimer Ministro de China, Liu He, confirmó vía telefónica con Steve Mnuchin, el secretario de Tesorería de los Estados Unidos, y el representante de comercio de este país, Robert Lighthizer, que China reducirá su impuesto a autos importados de EEUU de un 40 a un 15%, aunque el anuncio no está oficialmente confirmado.

La decisión de China muestra una fuerte voluntad por parte del país asiático para sanar las relaciones entre ambos países y dar por terminado las disputas entre sus respectivos mandatarios, además de abrir paso para innovar en mejores políticas de exportaciones y negociaciones entre las dos potencias económicas más grandes del mundo.

El impuesto a autos americanos que China implementó el verano pasado surgió después de que Trump cumpliera su amenaza de imponer aranceles en aluminio y fierro provenientes del extranjero, los cual causó las riñas y guerras de impuestos entre ambos países.

Sin embargo, ambos países han tratado de sanar sus relaciones por meses. De hecho, los mandatarios se reunieron en la cumbre de los G20 en Buenos Aires para hablar sobre el tema.

“¡Estamos teniendo una conversación muy importante con China! Estén atentos a importantes noticias”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Aún falta una confirmación oficial por parte de funcionarios de China para dar por hecho la reducción, sin embargo, previamente el presidente americano había anunciado que China reduciría sus tarifas y Bloomberg, así como el WSJ, tienen confirmaciones por parte de fuentes cercanas a la Casa Blanca.

China, el mercado automotriz más grande del mundo, cobra un impuesto del 15% a todos los autos provenientes de otros países.