Duro golpe del gobierno al “turismo de nacimiento” y su millonario fraude migratorio

Diecinueve personas enfrentan cargos graves de fraude migratorio, lavado de dinero y robo de identidad
Duro golpe del gobierno al “turismo de nacimiento” y su millonario fraude migratorio
Es la primera vez que los dueños de estos negocios enfrentan cargos federales
Foto: ICE

Las acusaciones formales acusan a los operadores y clientes de tres empresas de “casa de maternidad” o “casa de parto” que se desmantelaron en marzo de 2015 cuando los agentes federales ejecutaron 35 órdenes de registro.

Los 17 casos que se han revelado este viernes contienen los primeros cargos penales federales presentados contra operadores y clientes de empresas de turismo de nacimiento.

Las operaciones de “turismo de materinad” no solo cometieron un fraude de inmigración generalizado y se dedicaron al lavado de dinero internacional, sino que también defraudaron a los propietarios al arrendar los apartamentos y las casas utilizadas en sus planes de turismo de nacimiento, explica un comunicado oficial de ICE.

Las acusaciones describen esquemas de turismo de nacimiento en los cuales los ciudadanos extranjeros, en su mayoría de China, solicitaron visas de visitante para venir a los Estados Unidos y mintieron sobre la duración de sus viajes, dónde se quedarían y los propósitos de sus viajes, que vendrían a los EEUU durante tres meses para dar a luz para que sus hijos reciban la ciudadanía por nacimiento, toda esta asesoría y planificación por una suma promedio entre los 40,000 y 80,000 dólares.

Estos casos fueron investigados por ICE en Los Angeles, el IRS, así como el Departamento de Policía de Irvine y el Departamento del Sheriff del Condado de San Bernardino.

Según las acusaciones que acusan a los operadores de los esquemas, entrenaron a sus clientes chinos sobre cómo pasar la entrevista del Consulado de los Estados Unidos en China al afirmar falsamente que iban a permanecer en los Estados Unidos solo durante dos semanas.

Sus clientes también fueron entrenados para engañar a las Aduanas y Protección Fronteriza de los EEUU en los puertos de entrada usando ropa suelta que ocultaría sus embarazos.

Las acusaciones también alegan que los clientes fueron dirigidos a volar a Hawai desde China, en lugar de a Los Ángeles, porque era más fácil que CBP lo consiguiera en Hawai.

Las acusaciones alega que muchos de los clientes chinos de turismo de nacimiento no pagaron todos los costos médicos asociados con sus partos en el hospital, y las deudas se remitieron a cobro.

Los 19 acusados de origen chino enfrentan cargos ​​de conspiración para cometer fraude de inmigración, lavado de dinero internacional y robo de identidad.