Conoce el cóctel al que le ponen un dedo humano cercenado adentro

Más de 100,000 personas se han atrevido a tomar esta grotesca bebida
Conoce el cóctel al que le ponen un dedo humano cercenado adentro
Todos deben beberlo de manera que el dedo toque los labios al inclinar el vaso.
Foto: Jimmy Emerson, DVM / Flickr - License: https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/legalcode - No changes were made to the original file.

Aunque no lo creas, existe un cóctel llamado ‘The sourtoe Cocktail’ en el que te colocan un dedo humano amputado adentro de la bebida, y que debe de tocar tus labios mientras te tomas el licor, de acuerdo con The Guardian.

En la década de 1920, los mineros Otto y Louie Liken se dedicaban a contrabandear ron. En una ocasión, mientras los perseguían las autoridades por las montañas heladas, uno de los hermanos se congeló el dedo del pie, y para evitar que se volviera gangrenoso, el otro hermano se lo cortó. Algunos dicen que lo hizo con un hacha, mientras otros aseguran que fue con un disparo.

Después de lograr escapar milagrosamente, los dos hombres conservaron el dedo en su choza, mismo lugar en donde fue descubierto 50 años después por Dick Stevenson.

Aunque no se sabe cómo llegaron a esta idea, la historia cuenta que, en 1973, Stevenson y sus amigos inventaron el trago en el bar del Dawson City’s Downtown Hotel, ubicado en el Territorio del Yukón, en Canadá.

La receta es simple, pues solamente se sirve un trago de cualquier licor –usualmente whisky–  y después se deja caer el dedo amputado en el vaso.

Eso sí, para ser considerado un miembro del ‘club’ de las personas que han tomado esta bebida, debes tocar con los labios el dedo del pie. De hecho, la única regla que tienen es: “Puedes beberlo rápido, puedes beberlo lentamente, pero tus labios deben tocar el dedo del pie”. Desde que se inventó, más de 100,000 personas han probado la bebida tal y como la regla lo indica, según se informa en CNN.

Como dato curioso, el dedo original ya no existe más, pues en 1980 se lo tragó por accidente un minero local. Él estaba intentando romper el récord bebiendo la mayor cantidad de ‘sourtoes’, pero cuando estaba tomándose el número trece, su silla cayó hacia atrás y el hombre se tragó el dedo.

Por suerte, con el tiempo han conseguido hasta 10 dedos cercenados que han sido donados, pero también han desaparecido otros siete que simplemente se perdieron o se los robaron.

–También te puede interesar: Por qué la carne wagyu es de las más caras del mundo