Jim Carrey es tildado de ‘depredador’ por hacer este comentario fuera de lugar a una periodista

El actor está en el ojo del huracán, enfrentándose a severas críticas en redes sociales
Jim Carrey es tildado de ‘depredador’ por hacer este comentario fuera de lugar a una periodista
Jim Carrey
Foto: VALERIE MACON / Getty

La última adaptación a la gran pantalla de un personaje de videojuego, la que encierra la esperada ‘Sonic, la película’, ha devuelto a Jim Carrey a la primera línea de actualidad para promocionar su papel del malvado Dr. Ivo Robotnik en la cinta basada en los populares títulos del gigante Sega.

Parece que el actor está algo desentrenado a la hora de conceder entrevistas o no ha prestado demasiada atención al fenómeno que ha sacudido Hollywood en el último par de años en forma de movimientos como #MeToo o ‘Time’s Up’, ya que ha cometido una metedura de pata de principiante que no ha pasado desapercibida para las siempre vigilantes hordas de Twitter.

Este miércoles el humorista estaba charlando con una periodista de la revista Heat Magazine cuando esta última le preguntó qué le quedaba por tachar de su lista de cosas que hacer antes de morir, haciendo alusión a la que elabora el personaje de Sonic en la ficción, y él le respondió rápidamente: “Tú”. “Ya está, lo he dicho. Asúmelo”, añadió con su característico tono histriónico.

Por la reacción de la aludida, que respondió con una carcajada y reconociendo que no sabía qué decirle, no parece que el comentario de Jim Carrey le molestara demasiado, pero en el momento que esas palabras salieron de su boca, él debería de haber sabido que no tardaría en iniciarse un debate acerca de lo apropiado o no de su actitud.

Mientras algunos consideran que tampoco era para tanto y que en realidad su reacción debería de entenderse en clave de humor y como parte de su costumbre de improvisar en sus apariciones públicas, algo por lo que es famoso, otros consideran que actuó de la misma manera que ciertas estrellas de Hollywood que en los últimos tiempos han tenido que rendir cuentas por su comportamiento depredador o poco respetuoso con las mujeres de la industria que les encumbró.