La terapia con llamas es una alternativa sanadora empleada en centros de rehabilitación

El camélido sudamericano es actualmente mucho más que un animal de carga al ser ocupado para aliviar el estrés de las personas

La llama terapeútica es una herramienta curativa que es usada en diversos centros de rehabilitación y hogares para ancianos como Stockdale Residence and Rehabilitation Center, con la finalidad de aliviar el estrés de las personas con diversas enfermedades.

Por ejemplo, la familia conformada por Zoe, Jeff y Carol Rutledge, mantienen 13 llamas y alpacas en su casa, de las cuales tres de su rebaño aprobaron el exámen de calificación necesario para convertirse en llamas de terapia registradas. La prueba que se hace a los camélidos implica ser tocado por extraños y permanecer impasible cuando las personas cercanas comienzan a discutir o alterarse en esa situación.

“Buscas los que son suaves y tranquilos”, dijo Zoe a The New York Times, explicando cómo su familia eligió los animales que llevan a las instalaciones de vivienda asistida, hogares de ancianos y veteranos, centros de rehabilitación y caminatas para grupos como Down Syndrome Association of South Texas.

Algunas llamas están registradas en Pet Partners, un centro nacional de compensación sin fines de lucro para animales de terapia, pero la mayoría son simplemente mascotas de granja cuyos dueños los llevan a hospitales, campus universitarios y centros para personas mayores para aliviar su estrés.

Los animales deben cumplir estrictas normas sobre salud, aseo y condiciones de trabajo. Ningún camélido puede trabajar más de dos horas al día, y los manipuladores deben estar al tanto de cualquier signo de fatiga o molestia.

Mona Sams es una terapeuta ocupacional que posee ocho llamas y cinco alpacas para atender a niños con autismo y otros trastornos, así como a adultos con discapacidades del desarrollo. Ella es la autora principal de lo que parece ser el único estudio publicado que involucra el uso de llamas como animales de terapia, según The New York Times.

El artículo, publicado en 2006 en el American Journal of Occupational Therapy, describe un ensayo clínico en el que los niños con autismo recibieron terapia ocupacional estándar o terapia que involucraba camélidos.

Los resultados “indicaron que los niños participaron en un uso significativamente mayor del lenguaje y una interacción social significativamente mayor en las sesiones de terapia ocupacional que incorporaron animales que en las sesiones estándar de terapia ocupacional“.

Hal Herzog, antrozoólogo y profesor emérito de psicología en la Universidad de Western Carolina, dijo que tales resultados no son sorprendentes, aunque no prueban la eficacia de la terapia asistida por animales.

https://www.instagram.com/p/BuFqmLclTI-

“La evidencia de los efectos a corto plazo, probablemente transitorios, de interactuar con animales en hogares de ancianos o para niños autistas es bastante buena: acariciar a un perro o interactuar con una llama, los niveles de estrés disminuyen, pero cuando pensamos en la terapia, pensamos en el tratamiento a largo plazo, y creo que la evidencia de eso es mixta”, dijo al diario neoyorkino.

· Te puede interesar: Narwhal: el “cachorro unicornio” que fue de un basurero a un dulce hogar