LeBron James se tuvo que morder la lengua: jugará aunque no haya fans debido al coronavirus

La súper estrella de los Lakers reconsideró cuatro días después de su postura inicial

LeBron James se tuvo que morder la lengua: jugará aunque no haya fans debido al coronavirus
LeBron James. Cambio de opinión.
Foto: Getty Images

LeBron James casi siempre lleva a la cancha su “juego A”. Esto es, muy rara vez tiene alguna actuación de bajo nivel.

Afuera de la cancha y frente a las cámaras, la superestrella de los Lakers también es muy consistente, con buena disposición para la prensa y respuestas sustanciosas para el público.

Pero ocasionalmente, LeBron se muerde la lengua, como aquella ocasión en que se metió en problemas por involucrarse en el conflicto entre China y Hong Kong.

La noche del viernes, tras un gran triunfo de los Lakers sobre los Milwaukee Bucks, “King” James afirmó que si la NBA decidiera jugar partidos a puerta cerrada debido al coronavirus, él se haría a un lado: “¡No voy a jugar!”.

El martes, el candidato a ‘MVP’ de la liga dio marcha atrás.

“Es chistoso, porque  cuando me preguntaron si jugaría sin fans (en la arena) no tenía idea de que había de hecho una conversación tras bambalinas acerca de este particular virus“, explicó James.

“Obviamente estaría muy decepcionado de no tener a los fans, porque eso es por lo que juego; juego por mi familia, juego por mis fans. Ellos dijeron que nadie podría venir al partido si deciden llegar a ese punto, así que yo estaría muy decepcionado con eso. Pero al mismo tiempo, tienes que escuchar a la gente que está al tanto de lo que está sucediendo”, prosiguió el astro.

“Si ellos sienten que ordenar eso es lo mejor para la seguridad de los jugadores, la seguridad de la franquicia, la seguridad de la liga, entonces todos nosotros lo escuchamos”.

No es dificil interpretar que James se dio cuenta de que había hablado de más, sin considerar en ese momento el efecto que las palabras del jugador más popular y poderoso de la NBA puede tener para la imagen de la liga, la de su equipo y también ante el sindicato de jugadores.

La NBA sigue monitoreando la situación para determinar si decide ir adelante con juegos a puerta cerrada, como ya está sucediendo en el fútbol, incluyendo la Champions League. La NBA, al igual que otras ligas profesionales de Estados Unidos, dio el primer paso al prohibir el acceso de medios de comunicación a los vestidores.

De manera temporal, los atletas hablan con los reporteros en espacios amplios o salones, evitando que se formen los acostumbrados tumultos de prensa alrededor de los jugadores.

“Así es mucho más seguro. Ustedes son toda una amenaza cada vez que salgo”, bromeó James el martes en las instalaciones de los Lakers apenas apareció ante los medios, que estaban separados con una cuerda a seis pies de distancia.

Se mordió la lengua, pero no perdió el buen humor.

Los Lakers, que el domingo derrotaron a los Clippers, recibían a Brooklyn la noche del martes

TE PUEDE INTERESAR:

LeBron James cuestiona la falta de castigo a los Astros de Houston

La feliz tradición de LeBron James todos los martes: ¡Tacos!

Cristiano se va con su familia a Portugal a refugiarse del coronavirus