Familiar de muerta por coronavirus en México denuncia negligencia del gobierno

La mujer llegó de España y nunca la revisaron en el aeropuerto, los resultado del COVID-19 llegó un día después del fallecimiento de María Martha
Familiar de muerta por coronavirus en México denuncia negligencia del gobierno
Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – Famliares de la primera mujer fallecida por coronavirus en México denunciaron una cadena de negligencias tanto en el gobierno como en un hospital privado que le entregó una prueba tardía de COVID-16.

La víctima, identificada como María Martha, de 61 años murió el pasado 24 de marzo, luego de que presentó cuadros de fiebre y luego se le complicó con una presunta neumonía, que terminó siendo COVID-19.

Sus familiares cuentan que a mediados de febrero, María Martha y su esposo Rafael decidieron regalarse unas vacaciones en Europa.

En los primeros días de marzo y justo cuando el matrimonio estaba en Italia, el brote de COVID-19 les impidió continuar.

La pareja se trasladó a España, donde estuvo confinada en un hotel hasta que llegó el turno para abordar el vuelo 6403 de Iberia, que aterrizó el 16 de marzo en la CDMX.

Rafael relató al periódico Reforma que la tragedia comenzó justo desde el arribo al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), donde no hubo controles de seguridad sanitaria.

“La gente de seguridad, aduaneras, sin cubrebocas, sin guantes”, dice Rafael.

Al día siguiente, el 17 de marzo, Martha comenzó a sentirse mal, por lo que fueron al Centro Médico ABC a una revisión, pues ella, además, tenía diabetes y cáncer en remisión.

Rafael dice que, aunque sólo solicitaron la prueba de COVID-19, en el Hospital ABC le realizaron otra serie de estudios que costaron 25 mil pesos.

“Según la prueba valía 2 mil 500 pesos, pagamos 25 mil (pesos). Pasaron a mi esposa, hicieron un chorro (mucho) de tiempo ahí, cuatro, cinco horas y le hicieron cosas que, pues, no nos interesaban. Nos interesaba el Covid. Dijeron ‘no tiene caso estar en urgencias, mejor váyanse a su casa'”, comentó Rafael.

Aunque los resultados del estudio estaban programados para las 72 horas siguientes, no fue sino hasta el 24 de marzo, un día después del fallecimiento de Martha, que el ABC entregó la confirmación del Covid-19.

Para Elisa, hija de María Martha el hospital ABC incurrió en negligencia y desatención con su mamá.

“La omisión del hospital al que la llevamos de no darle seguimiento, de habernos engañado, de vendernos una prueba para tener resultados en cierto tiempo y no entregarlos y eso es un factor determinante para que a mi mamá no se le haya atendido oportunamente”, dijo Elisa.

Elisa explicó que la prueba no fue entregada en el tiempo prometido, y que recibieron un correo del ABC donde le notificaron que los resultados tardarían entre cinco y siete días.

Para el viernes 20 de marzo, la condición de Martha se complicó, por lo que solicitaron apoyo de las líneas telefónicas para atención médica del Gobierno de la Ciudad de México.

“Quedaron de venir (el sábado). Nos dejaron esperando. No vino nadie, que iba a venir un médico. Entonces, perdimos más tiempo esperando”, comentó Rafael.

La única recomendación que recibieron de las autoridades fue el aislamiento, y así estuvo, pero la condición de salud de Martha se complicaba cada vez más.

Ante la desesperación, el sábado los familiares internaron a Martha en el Hospital Ángeles Metropolitano, en la Colonia Roma, donde se le realizó una segunda prueba de COVID-19.

María Martha falleció la tarde del 23 de marzo y, minutos antes, recibieron los resultados de la segunda prueba, que también arrojó positivo.

Fue incinerada el martes y ni Rafael, quien está en aislamiento, ni sus hijos pudieron despedirse.

“Si hubiéramos seguido las indicaciones de Locatel, mi madre habría muerto encerrada, en casa y sin ser reconocida como portadora de coronavirus y todos nosotros en riesgo porque aunque tratamos de ser muy estrictos en la cuestión higiénica, no escapábamos de ser infectados”, denunció Elisa.

La familia de la víctima denunció la negligencia del hospital ABC por no entregar los resultados en el tiempo prometido, con lo que se hubieran dado cuenta que tenía coronavirus, como a las autoridades de la Ciudad de México por no mandar el médico para revisar a María Martha y realizar la prueba del coronavirus.

“Este virus sí mató a mi madre, no es ninguna fantasía y no se le puede tomar de la forma tan superficial en que lo ha hecho el gobierno. Hoy perdí a mi madre y espero no perder a nadie más”, precisó Elisa.