El recuento de los daños: Ronaldinho, la negra historia que lo tiene en la prisión desde hace un mes

Treinta y un días de pesadilla para uno de los mejores futbolistas de la historia

Ronaldinho sigue detenido en Paraguay.
Ronaldinho sigue detenido en Paraguay.
Foto: EFE

Definitivamente, si no fuera por el coronavirus, la historia de Ronaldinho sería una de las más extrañas de este año. Uno de los mejores futbolistas de la historia, que lo tuvo todo en su momento y que ahora está metido en el lío de su vida, por algo, verdaderamente inexplicable.

Pero… ¿qué fue lo que pasó?

El día 4 de marzo Ronaldinho y su hermano Roberto llegaron a Paraguay por vía aérea y en Asunción fueron recibidos con un trato VIP por lo que solo entregaron sus pasaporte a las autoridades paraguayas y les permitieron el acceso por tratarse de pasajeros de alto perfil.

Las autoridades migratorias se percataron que el pasaporte de Ronaldinho y de su hermano eran pasaportes paraguayos, evidentemente falsificados, pues ninguno de los dos tiene la nacionalidad de ese país, esa noche, la policía llegó al hotel cinco estrellas donde se hospedaban los hermanos De Assis, quienes tuvieron que ir a declarar y desde ahí, todo comenzó a derrumbarse.

En un principio, las autoridades dejaron ir a “Dinho” debido a que según él, actuó sin mala intención, pero una jueza dictaminó que se le aprendiera porque tenía que dar muchas más explicaciones y su falta era muy grave. Según la misma jueza, los hermanos podrían fugarse del país, así que les negaron la prisión domiciliaria y fueron trasladados a la Asociación Agrupación Especializada de la Policía el día 5.

Las investigaciones simultáneas han arrojado que Ronaldinho podría estar relacionado con Dalia López, a quien se le considera la mente maestra’ de una operación que podría estar lavando en Paraguay millones de dólares al año con defraudaciones fiscales y la justicia paraguaya quiere estar segura que Ronaldinho no esta involucrado en ello.

López se encuentra prófuga y no se ha presentado a declarar debido a que sufre hipertensión y “teme contagiarse de coronavirus”, hasta que no lo haga, el futuro del brasileño se mantendrá en el aire… y podría ser un buen rato.