Cuatro manzanas de la discordia entre AMLO y los empresarios

Andrés Manuel López Obrador.
Andrés Manuel López Obrador.
Foto: EFE

MÉXICO – La crisis por la pandemia del coronavirus volvió enfrenta intermitentemente a empresarios mexicanos y al presidente Andrés Manuel López Obrador. Contrastan sobre el camino a tomar para enfrentar la mala economía derivada de la pandemia de coronavirus y, en últimas fechas, los primeros llamaron al mandatario sordo y manipulador y éste los calificó de avaros y corruptos.

En ambos sentidos —entre eufemismos, retórica y chantajes — se reprocharon por “insensatos”, “morosos” e “ignorantes”, ya de la  desigualdad social, ya de la economía; sobre cómo funcionan las macrofinanzas por un lado y los negocios más pequeños por otro.

En los últimos días, la oficina de la Presidencia organizó cuatro desayunos y almuerzos con los principales hombres de negocios del país, pero no se logró mucho. La mayoría terminó las comilonas con la misma postura y acusaciones continuaron a excepción de 10 empresarios conocidos como Grupo CDMX.

Este grupo incluye al multimillonario Carlos Slim; Fernando Senderos, de Grupo Kuo; Germán Larrea, director ejecutivo de Grupo México y Emilio Azcárraga, presidente de Televisa. “Les expuse el plan que estamos llevando a cabo y ellos estuvieron de acuerdo”, destacó el presidente en uno de sus encuentros matutinos con la prensa.

Quienes no están en desacuerdo son, principalmente, cuatro organizaciones patronales: el Consejo Coordinador Empresarial, la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, el Consejo Patronal dela República Mexicana y otro conocido extraoficialmente como Grupo Monterrey.

El analista financiero Enrique Quintana observa que la causa fundamental del desentendimiento es que “la Presidencia de la República ha desechado prácticamente la totalidad de las propuestas del sector privado para enfrentar la crisis”. Esto genera cuatro temas de discordia que llevan al desentendimiento.

 1. Conservar empleos Vs. pagar la nómina

Una de las razones por las que el presidente estaba feliz con los empresarios del Grupo CDMX y por lo que no tuvo empacho en ponerlos en evidencia frente a quienes lo critican es porque los primeros se comprometieron a conservar los puestos de trabajo y pagar a los empleados a pesar del cierre de actividades.

Ellos son, además de los arriba mencionados, Daniel Servitje, director ejecutivo de Grupo Bimbo; Bernardo Quintana, de Ingenieros Civiles Asociados, la principal organización de construcción del país y Antonio Del Valle, presidente del Consejo Mexicano de Negocios.

En contrapeso, quienes no están de acuerdo, reprochan que el gobierno no ponga atención en el hecho de que la mayoría de los empresarios no puede sostener una nómina a mediano y largo plazo sin tener ingresos

La Cámara de la Industria de la Transformación de Nuevo León (Cacintra) pidió apoyos para las pequeñas y medianas empresas (Pymes) que enfrentan una situación “crítica” ante la pandemia de COVID-19.

“Cerca del 50% de las Pymes en el estado está en paro de operaciones y cerca del 90% siguen pagando a sus trabajadores por ahora, servicios e impuestos”, dijo el presidente de la organización Adrián Sada. “Esto es una fórmula mortal: la mayoría no puede vivir más de 30 días con ese esquema”.

2. Pago de impuestos Vs. repartir dinero

Antes de que el presidente Andrés Manuel López presentara su plan económico para capotear el desempleo y la desaceleración, empresarios críticos elaboraron una lista de propuestas que, a su juicio, ayudarían a amortiguar los golpes.

La deducción, prórroga y condonación de impuestos encabezaba la lista. La inmediata devolución del IVA tras las declaraciones anuales, deducción del 100%  por sueldos y salarios (al fin y al cabo saldría de sus bolsas) así como un crédito de 90 días para el pago de la luz, un gasto que la industria es muy importante.

AMLO negó a los empresarios el aplazamiento en el pago de impuestos, prometió pagar “lo más pronto posible el IVA” (a veces los atrasos son casi de un año) y dijo que el estímulo no aumentar los precios de los combustibles  y la garantía del Estado de Derecho y el combate a la corrupción para que “no deje de haber inversión”.

En las últimas horas apretó su nivel de crítica a los empresarios y dijo que tiene una lista de 15 compañías morosas que hará llegar al Consejo Coordinador Empresarial (los más radicales) para que presione a sus miembros de ponerse al día. Y se mantuvo en pie: en mayo empezará a repartir dinero a los más pobres.

3. ¿Quiénes son los inmorales?

La deuda que según López Obrador tienen algunas empresas —de las cuáles aún se desconocen los nombres — con la Secretaría de Hacienda equivale a alrededor de $2,380 millones de dólares, incluyendo multas y recargos.

“Hago el compromiso de que ese dinero sería para las Pymes, para los pequeños negocios, tanto de la economía formal como de la informal”, satirizó a modo de respuesta a la petición que se ha hecho para apoyo a este perfil de empresas.

“Si se cumple con ese pago, el Gobierno podría aumentar de un millón a tres millones los créditos destinados para apoyar a las Pymes que se ven afectadas”. El presupuesto que la administración federal prevé para este proyecto es de alrededor de $1,200 dólares para cada empresario en pequeño.

Poco después de las declaraciones del presidente, Gustavo de Hoyos, presidente del Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex)  consideró tales declaraciones como una estigmatización al empresariado. “Es un trato como de delincuentes”.

Desde antes de la administración de AMLO el gobierno mexicano en sus tres niveles ha sido denunciado por ser uno de los principales morosos de pago a proveedores, pero la práctica continúa. En diversos estados, por ejemplo, aún se debe a fabricantes el pago de uniformes que fueron entregados desde septiembre pasado y ahora se culpa al coronavirus.

4. Estados Vs. IP

El pasado 5 de abril el presidente presentó un plan económico que  llamó “receta mexicana” con el cual se generarían dos millones de empleos, 100,000 créditos personales para viviendas, ampliación de programas sociales que llegarían hasta los 22 millones de beneficiarios y la inversión en obra pública.

Todo a través de dos fideicomisos (con fondos del IMSS y del ISSSTE) y “ahorros” en los gastos de gobierno para operación y servicios generales. Redujo la ocupación de oficinas y el uso de insumos, bajó sueldos de los altos funcionarios del Gobierno, eliminó aguinaldos.

Por todo ello reprochó la falta de comprensión al cambio de estrategia económica, “de viejas fórmulas”, que priorizaban a las empresas en los rescates financieros y puso sobe la mesa a un debate de los años 90 del siglo pasado: el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa), dinero público para desastres económicos se usó para adquirir deudas y otros abusos como desvío de recursos y  pagos de obras a sobreprecios.

“La autopista del Sol (que une a Acapulco con la CDMX) estaba en manos de empresarios a los que se les dio mucho más dinero de lo que debían gracias al influyentismo”.

Desde otra óptica, los hombres de negocios consideran que el presidente está utilizando ese argumento para tener el control del dinero a costa del sacrificio de la iniciativa privada y dieron a entender que en una situación extrema no pagarían. “Nadie está obligado a hacer lo que no puede”, dijo De Hoyos.

Cifras

  • El Fondo Monetario Internacional prevé contracción de la economía del 6.6%
  • México es el tercer país de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) con mayor impacto económico después de Japón y Grecia, principalmente por la disminución del consumo en EEUU.
  • De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), el 86% de la inversión en Mexico proviene de la Inicitiva privada
  • 96% de los afectados serán las Pymes y se calcula que el 58% podría desaparecer.
  • Se prevé un desplome del  17% del envío de remesas, según estimaciones extraoficiales
  • Citibank prevé una caída del 5.1% del Producto Interno Bruto.
  • 12 destinos turísticos del país reportaron una cancelación del 50% en las habitaciones de hotal en la última semana de marzo, la última fecha reportada por la Secretaría de Turismo.