Leyenda de Mayáhuel, la diosa del agave que regaló las bebidas del maguey

Los dioses querían brindar alegría a los hombres
Leyenda de Mayáhuel, la diosa del agave que regaló las bebidas del maguey
Diosa Mayáhuel con punzones en la mano y sentada sobre una tortuga (la tierra que surge del mar). A los lados se observan elementos relacionados a la obtención del aguamiel. Fuente: Codex Laud
Foto: John Pohl's Mesoamerica/Códices del Grupo Borgia / Creative Commons

El aguamiel, el pulque, el tequila, el mezcal, el sotol y la raicilla, son productos de origen mexicano que provienen del maguey. Cuenta la leyenda que el maguey es una planta mágica regalo de la diosa náhuatl Mayáhuel para brindar alegría los hombres.

Mayahuel era una joven y bella que tenía en su poder una planta mágica que daría alegría y otros dones al ser humano. Vivía lejos de los demás dioses cuidada por su celosa abuela Cicímitl.

Un día, los dioses dijeron que había que darles algo a los hombres para que no estuvieran tristes, tomaran el gusto de vivir, los alabaran, cantaran y danzaran.

Ehécatl (dios del viento y una de las advocaciones de Quetzalcóatl) fue a buscar a la diosa virgen Mayáhuel. Las diosas dormían, despertó a la virgen y la convenció de llevarla al mundo. Él la cargo sobre su espalda y descendieron, en la huida, los dioses se enamoraron.

Cuando la abuela despertó y no encontró a la joven, descendió junto con sus otras nietas a la tierra para buscarla.

Para no ser encontrados, la pareja se convirtió en una planta mágica con dos ramas, una era la de Ehécatl, y la otra que era la de la Mayáhuel.

Las perseguidoras solo vieron plantas y piedras, pero identificaron una planta diferente reconociendo a su hermana. La diosa vieja la destrozó cruelmente y entregó a cada una de las otras diosas un trozo, y lo comieron.

A Ehécatl no le hicieron nada. Cuando las diosas se fueron, recobró su forma, tomó los restos de su amada y cuidadosamente la sembró, regándola todos los días con su llanto.

Plantas de Agave en México. Foto: German López/Pixabay

Con el tiempo resurgió la planta mágica, pero Mayahuel no pudo recobrar su forma, quedando para siempre en el metl, que es el maguey o agave.

La diosa Mayáhuel es representada como una joven mujer que surge de una planta de maguey, en ocasiones lleva en las manos copas de pulque, aunque también puede llevar espinas o fibras. De acuerdo a Arqueología Mexicana, a Mayáhuel también se relaciona con el grupo de diosas de la fecundidad y la fertilidad.