Indigna detención de médico en Chiapas tras muerte de político por coronavirus

La CNHD indaga la detención del urgenciólogo Gerardo Vicente Grajales Yuca, acusado de abuso de autoridad por hija de exlegislador fallecido por COVID-19

Indigna detención de médico en Chiapas tras muerte de político por coronavirus
Protestan por encarcdelación de médico en Chiapas.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – Después de una semana de que fuera detenido el médico Gerardo Vicente Grajales Yuca, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH)  informó que inició una investigación sobre el arresto del urgenciólogo, quien fue denunciado por la hija de un paciente que falleció de COVID-19 y que medios locales identificaron como un político influyente de la región.

Grajales Yuca, es jefe de Urgencias del Hospital de Especialidades Vida Mejor, del Instituto de Seguro Social de los Trabajadores (ISSTECH), localizado en Tuxtla Gutiérrez, fue detenido el pasado 25 de julio, luego de que Karen Ramírez lo acusó de pedirle comprar medicamentos para la atención de su padre, Miguel Ramírez, exdirigente de Mover a Chiapas, quien finalmente murió por COVID-19, el pasado 7 de julio.

En un comunicado, el organismo informó de la apertura de las pesquisas luego de que varios medios locales se hicieran eco de la detención de Grajales, y que sus colegas y compañeros de Chiapas realizaran protestas para exigir la liberación del médico.

“La Presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ordenó iniciar la investigación de oficio y atracción, en virtud de que se trata de posibles violaciones a derechos humanos en agravio del médico mencionado”, detalló la comisión, presidida por Rosario Piedra Ibarra.

En ese sentido, exhortó a las autoridades estatales involucradas garantizar que sus acciones sean apegadas a derecho, respetuosas de sus prerrogativas esenciales y se conceda el pleno ejercicio del derecho al debido proceso.

La CNDH añadió que integrará el expediente de queja respectivo y, en su momento, emitirá el pronunciamiento que conforme a derecho corresponda.

Y es que el pasado 26 de julio, el urgenciólogo Grajales Yuca fue detenido tras ser acusado de abuso de autoridad por parte de Karen Ramírez, hija del exlíder del partido Mover a Chiapas, Miguel Ramírez, quien murió por Covid el 7 de julio.

La mujer afirma que jefe de urgencias del Hospital de Especialidades Vida Mejor le pidió comprar equipo e insumos médicos para la atención del coronavirus, en lugar de brindarlo gratuitamente.

De acuerdo con la prensa local, el fallecido es Miguel Arturo Ramírez, quien fue tres veces diputado en el Congreso de Chiapas por diferentes partidos políticos, que fue un político influyente en la entidad.

La comisión defensora de los derechos humanos dijo haber recibido el testimonio de un familiar del médico, quien denunció que ha sido “objeto de violación a sus derechos humanos por parte de servidores públicos de la Fiscalía General del Estado de Chiapas”.

“Esta Comisión Nacional exhorta a las autoridades estatales involucradas en el procedimiento que enfrenta el médico referido, garanticen que sus acciones sean apegadas a derecho, respetuosas de sus prerrogativas esenciales y se conceda, en el caso, el pleno ejercicio del derecho al debido proceso”, reclamó el organismo.

Desde la llegada del coronavirus en México, a finales de febrero, el país ha detectado decenas de agresiones a personal sanitario por personas que los acusan de difundir enfermedades.

Aunado a que en algunas zonas del país, la gente sigue “sin creer” en el coronavirus, por ende no acatan las medidas sanitarias como el uso del cubrebocas y respetar la sana distancia en lugares públicos.

México ocupa el tercer lugar de muertos por coronavirus al sumar ya 47,472, mientras que registró nuevo de contagios, al alcanzar en un solo día 9,556, que lo ubica en el sexto sitio mundial en casos positivos por COVID-19.

Presentó cuadro de hipertensión

El médico Grajales Yuca fue vinculado a proceso fue traslado la noche del viernes al Hospital General Salvador Muñoa por una crisis de hipertensión, confirmó su abogado Antonio Juárez Navarro.

La defensa reprochó que el juez de control vinculara a su cliente, pese a que lo alertaron de que éste necesitaba atención especializada de un cardiólogo por un problema de cardiopatía isquémica y taquicardía supraventicular.

“Este tema de que está enfermo es cierto y de que lo trasladaron a un hospital también lo es, mucho tiene que ver con esta presión, porque la Fiscalía tiene que encontrar la forma de sacarlo sin decir que son unos corruptos”, explicó el abogado.

“Argumentamos desde la segunda parte de la audiencia inicial, donde este señor juez decidió dejarlo ahí. Llevamos documentos donde acredita que el doctor tiene hipertensión desde 2017, porque sus crisis hipertensivas se detonan de manera reactiva por estrés, está en audio y video en la audiencia”, dijo la defensa de Grajales.

“El juez ni siquiera se interesó por el tema, era parte de nuestra desesperación, hoy sé que se sintió mal el doctor Gerardo, porque estaba pendiente, y se demandó el medicamento especial, pero en el penal no cuentan con ecocardiógrafo ni electrocardiógrafo que es lo que dice el documento que presentamos y no le importó al juez”, agregó el abogado del médico detenido.

Con el traslado, el litigante añadió que espera que a su cliente le modifiquen la medida cautelar al comprobarse que las condiciones del penal “El Canelo”, ubicado en Chiapa de Corzo, no le benefician a su salud.

Con información de agencias